2 may. 2016

Juego de Tronos. 6x02. Home



¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers a espuertas tanto de la serie como de los libros

Primer vistazo

No sabemos si continuará así en los siguientes capítulos o volverá a cauces más calmados pero en este 6x02 de 'Juego de Tronos' nos metemos ya en harina... y bastante. Muertes importantes (y alguna muy inesperada), vueltas aún más importantes, nuevos personajes... y Tyrion domando dragones, ¿qué más se puede pedir?. 'Juego de Tronos' demostrando desde casi el principio que su Emmy a Mejor Serie Dramática 2015 no fue ni un capricho ni una concesión cara a la galería con la serie más importante del mundo en estos momentos. ¿Hay que esperar siete días para una nueva dosis? Porca miseria.



Al detalle

- Empezamos con la vuelta de Bran, al que no veiamos desde la memorable season finale de la T4 ('The Children'), y comprobamos que está entrenando con el Cuervo de Tres Ojos y los Hijos del Bosque para convertirse en verdevidente.

- La visión de Bran nos lleva a Invernalia en tiempos mejores, cuando Benjen y Ned son dos niños despreocupados que entrenan con espadas de madera, Lyanna Stark monta a caballo y les toma el pelo y Hodor no se llama Hodor sino Willis y habla. En próximos capítulos tendremos seguro más visiones de tiempos pretéritos que esclarecerán mucho las cosas para todos y que además harán las delicias de los que hemos leído los libros (el torneo de Harrenhal, el saqueo de Desembarco del Rey...).

- Por cierto, que para interpretar al Cuervo de Tres Ojos, un personaje antiquísimo y muy sabio, la elección de Max Von Sydow (el recordado padre Merrin de 'El Exorcista', un señor que siempre ha parecido viejo y sabio) se antoja realmente acertada. Otro acierto de casting más. Y van... 

- Como era de esperar al velatorio de Jon Nieve se presentan Thomund y sus salvajes, rindiendo a los pocos Guardias de la Noche que quedan en pie en minutos y apresando a Thorne y Olly. Esperemos que les hagan cosas muy malas.

- El velatorio de Myrcella Baratheon en el Septón Supremo de Desembarco del Rey es más íntimo: Tommen, Jaime, el Gorrión Supremo y unos cuantos gorriones más con cachiporras por si al Matarreyes se le ocurre convertirse en Matagorriones, que ganas no le faltan.

- Cersei sigue como alma en pena mientras que su nuevo guardaespaldas, llamémosle Franken-Montaña, va machacando cabezas de los que hacen burla de ella por el Nido de Pulgas.

- En Invernalia Ramsay sigue subiendo puestos en el ranking de crueldad, malignidad y depravación. No tanto por darle a Lord Bolton de su propia medicina (la muerte no esperada del capítulo) sino por el destino que les hace correr a Lady Walda y a su propio hermano neonato. Vale que son unos Frey pero que mal cuerpo deja, por favor.

- Parece que vuelve a arrancar la única trama en la que todavía la serie no ha pillado a los libros (o por lo menos la única que parece que hay intención de trasladar a la pantalla): la de los Hijos del Hierro.

- Por lo tanto volvemos a las Islas del Hierro, a Pyke, a los puentes colgantes y a una escena que Martin nos escatima en los libros y que aquí vemos con detalle: la muerte de Balon Greyjoy a manos de su hermano Euron en el puente colgante.

- Muerto el Rey y sin heredero masculino. Es decir, ¡Asamblea! Un momentazo que estoy deseando ver en pantalla.

- By the way, para el papel de Euron Greyjoy han vuelto a contratar a otro exitoso actor escandinavo, esta vez el danés Pilou Asbaek, prota de '1864'.

- Por su parte, en Mereen, Tyrion convence al resto (Varys, Misandei, Gusano Gris) de que si no usan a los dragones que tienen, Viserion y Rhaegal, terminarán como Astaspor y Yunkai.

- Por lo tanto tenemos a Tyrion convertido en Libertador de Dragones (dragones bien grandes ya, por cierto) en el lugar del papanatas Quentyn Martell, el hijo mayor del Príncipe Doran en los libros y que parece que en la serie ni siquiera existe. El plan de Tyrion sale bastante mejor que el original de Quentyn, por cierto.

- Y terminamos, claro, volviendo al Castillo Negro, al Muro, donde Ser Davos convence a una Melisandre en crisis de fé para que intente revivir a Jon Nieve. Parece que no funciona pero cuando todos abandonan la estancia ocurre lo que todos estábamos esperando: Jon Nieve (¿o habría que llamarlo Lord Corazón de Piedra?) abre los ojos y da su primera bocanada de aire en tres días. Escena mesiánica que es desde ya icónica de la serie. 


La frase
No creo en el Dios Ahogado, ¡yo soy el Dios Ahogado!... y tu estás en mi camino
Euron Greyjoy


Pd1: se que me he dejado en el tintero a Sansa y Arya pero es que ya se estaba haciendo enorme la reseña esta.

Pd2: ¿dónde carajo está Meñique?

Un saludete, guap@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario