4 jun. 2017

La Duodécima



Desde que la Copa de Europa pasó a ser la Champions League nadie había conseguido repetir título, iniciar una dinastía, como dicen en los USA. Obviamente el primero tenía que ser el Real Madrid. La Duodécima ya está aquí (acompañada de la muy trabajada Liga nº 33) y tan sólo un año después de La Undécima.

La Champions del Madrid ha ido de menos a más. La liguilla fue bastante nefasta, con un espantoso ridículo en Polonia frente al peor equipo de la competición y sin poder ganarle ningún partido al Borussia Dortmund, lo que nos llevó a la segunda plaza del grupo y a un cruce duro contra el Nápoles.

Pero a partir de ahí el Madrid fue in crescendo y, gracias a la excelente gestión de la plantilla de Zidane y sus rotaciones extremas, Nápoles, Bayern Munich (con prorroga incluida) y Atlético de Madrid (por cuarta vez consecutiva) fueron pasto de la voracidad de Cristiano Ronaldo y compañía. 



Llegó entonces la final, la tercera consecutiva, frente a un rival de aúpa: la Juventus de Turín. El equipo turines solo había recibido 3 goles en toda la competición, había pasado por encima del Barcelona en cuartos de final y aspiraba al triplete después de pasearse una vez más en las competiciones domésticas. Además nos habían eliminado las dos últimas veces que nos habíamos cruzado: en semis de 2003 y 2015. Lo de Cardiff se presentaba bastante duro.

La primera parte, en efecto, fue durísima pero en la segunda parte el Madrid destapó el tarro de las esencias y desarmó por completo a un equipo con fama de inaccesible en una exhibición como no se veía en un partido de este nivel desde la primera parte del 1-7 de Alemania a Brasil en el Mundial 2014. El veterano Buffon poco pudo hacer y se despidió tanto de su primera Champions como de ese Balón de Oro para el que los antis estaban postulándole para evitar el quinto de CR7. La Duodécima ya era del Real Madrid. No ha sido tan dramática como La Décima o La Undécima pero sabe igual de bien. 

Un Real Madrid que es el equipo que tiene más Copas de Europa en blanco y negro, en color y en 4K, toda una historia de amor.



Pd1: los antis, esos seres entrañables, han estado estas semanas en un estado de paroxismo como nunca se había visto, coronado con el anuncio de TV3 para la final y esta portada del panfleto Sport que entra de lleno en el Salón de la Ignominia del Periodismo Español. A ver si se relajan un poco que les va a dar un parraque. 


Pd2: vi el partido en el Bernabeu. No es lo mismo que verlo en directo en el estadio correspondiente pero la verdad es que el ambientazo fue brutal. Una gran experiencia.
Un saludete, guap@s.