17 dic. 2011

Reseña: Misión: Imposible - Protocolo Fantasma

MISIÓN: IMPOSIBLE - PROTOCOLO FANTASMA (Mission: Impossible - Ghost Protocol, USA 2011)
Director: Brad Bird
Reparto: Tom Cruise, Jeremy Renner, Paula Patton, Simon Pegg, Michael Nyquist, Léa Seydoux, Anil Kapour, Josh Holloway, Vladimir Mashkov, Tom Wilkinson
Guión: Andre Nemec, Josh Appelbaum
Duración: 133'

mision imposible - protocolo fantasma 
¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers que se autodestruirán en 5 segundos

ANTECEDENTES

El final de la Guerra Fría parecía que se iba a llevar por delante el cine de espías, un subgénero que tan buenos momentos deparó durante tantos años. Sin embargo, el éxito de films como Nikita, Mentiras Arriesgadas o GoldenEye, el primer reset de 007 por parte de Martin Campbell, en los primeros 90s demostró que nada más alejado de la realidad. Por lo tanto, el siempre avispado Tom Cruise, junto a su socia Paula Wagner, decidió que era el momento idóneo para dar salida a los derechos de la mítica serie Misión: Imposible que había adquirido hacía tiempo ya.

Le encargó el guión a los prestigiosos David Koepp y Steve Zaillian, se rodeó de un reparto de lujo (Emmanuelle Beart, Ving Rhames, Jean Reno, John Voight, Vanessa Redgrave, Kristin Scott Thomas y Emilio Estévez) y consiguió a uno de los artesanos más reputados de Hollywood como Brian de Palma para manejar la cámara. En el verano de 1996 la mecha se encendía y la mítica tonadilla de la serie [1] inundaba los cines de todo el planeta. Fue todo un éxito de público y crítica, como no podía ser de otra forma.

Y como no podía ser de otra forma ante este gran éxito, hubo secuela... aunque la verdad es que más bien se trató de un reset demasiado tempranero. La relación entre Cruise y De Palma había sido muy tensa durante el rodaje de la primera parte y Cruise decidió sustituirlo por el director más antagónico al responsable de El Precio del Poder que encontró: John Woo. Además, salvo Ving Rhames, que repitió su papel de Luther Stickell, todo el reparto era nuevo: la chica elegida fue Thandie Newton, Anthony Hopkins era el nuevo mentor de Ethan Hunt y Dougray Scott el villano bondiano en busca de un arma química con el que apoderarse del mundo. 

Acción salida de madre, cámara lenta a porrillo y una historia (parida por Robert Towne) con unas ínfulas de tragedia griega que la música de Hans Zimmer ayudaba a inflar todavía más [2]. Gran éxito de taquilla de nuevo pero críticas entre regulares y malas... como las de los últimos bonds de Pierce Brosnan. El nuevo siglo si parecía haber conseguido cargarse el cine de espías.

Entonces, procedente de las páginas de los best sellers de Robert Ludlum, emergió Jason Bourne, el espía sin memoria y los espías, fijate tú por donde, volvían a estar de moda.  Broccoli y Wilson se pusieron manos a la obra con un nuevo reset de 007 y Cruise no iba a ser menos con Misión: Imposible. El hombre elegido para esta labor fue J. J. Abrams. El director y guionista pergeñó un nuevo reset de la franquicia con reparto de lujo y que podía pasar por un capítulo largo de Alias a la perfección. Un nuevo éxito. Y claro, la cuarta parte se puso en marcha.

Mision imposible - Protocolo fantasma imagen  

LA PELÍCULA

Misión: Imposible - Protocolo Fantasma es, junto la primera y legendaria entrega, la mejor de la saga además de ser la primera que no supone un reset sino que conecta con la anterior. Abrams ya no está en labores de dirección y guión pero si sigue como productor junto con el tito Tom, se mantiene Michael Giacchino a cargo de la banda sonora y del guión se encargan dos de los más talentosos jóvenes de Bad Robot como son Andre Nemec y Josh Appelbaum. Además la historia entronca bastante bien con la anterior entrega y el personaje de Benji Dunn (un Simon Pegg totalmente en su salsa) sigue acompañando a Ethan Hunt en su nueva lucha contra villano nihilista con ansias de destruir el mundo [3].

Esta vez el encargado de mover la cámara es Brad Bird, el prestigioso director de Los Increíbles, en su primera incursión en el cine de imagen real... y hay que decir que sale bien parado porque su excelente ritmo para narrar historias, la sencillez con la que mueve la cámara y eso tan abstracto como dificil de alcanzar que es el sentido de la maravilla se mantienen totalmente intactos.

En cuanto al reparto, Cruise se vuelve a rodear de un elenco de auténtico lujo. Al ya mencionado Simon Pegg se le añaden la bella Paula Patton y el incipiente Jeremy Renner además de unos secundarios que son de lo mejor de cada casa: la francesa Léa Seydoux, el indio Anil Kapour, el sueco Michael Nyquist (más conocido como Kalle Blomquist) y el ruso Vladimir Mashkov.

Lo más curioso es que si en todas las entregas anteriores Ethan Hunt se guisa y se come todas las escenas de acción, en esta se reparte los minutos de gloria con Renner [4], con Patton (tremenda pelea con Léa Seydoux) e incluso con Josh Holloway, a pesar de que se presencia sea poco más que un cameo al principio de la peli [5]. De todas formas Cruise / Hunt se guarda grandes escenas de acción para él solito, como son la huída de la cárcel, la persecución en medio de la tormenta de arena o la pelea final en el parking (pelea que realmente duele, gran mérito de Brad Bird).

Mucha acción, toques de humor descacharrantes (y no sólo a cargo de Pegg... aunque este tiene los mejores), dosis de intriga y suspense (ese intercambio en el Burj Khalifa), localizaciones de lujo (en especial de Dubai se saca mucho jugo), interpretaciones sólidas, guiños a las entregas de la saga, un villano realmente pirado y con afán de destruir el sistema capitalista (ya estoy un poco harto de villanos que no son más que simples ladrones) y una buena banda sonora. Desde luego una peli que, con los problemas típicos de este tipo de producciones (inverosimilitud de la acción, excesivas casualidades...), es digna de verse y disfrutarse. De lo mejor del año en su género.


Nota: 8.5 / 10

Un saludete guap@s.

[1] Remakeada por Adam Clayton y Larry Mullen, de U2... curiosamente Bono y The Edge se habían encargado del tema central de GoldenEye el año antes.

[2] Aunque los clamorosos errores de ambientación (esa Semana Santa sevillana con falleras en vez de nazarenos...) no hicieran lo mismo.

[3] Además hay cameos de Ving Rhames como Luther Stickell (el único personaje que aparece en todas las entregas de la saga junto con Ethan Hunt) y Michelle Monaghan como Julia Hunt.

[4] Su personaje, Brandt, en un principio iba a sustituir a Ethan Hunt como protagonista de la cinta ya que Cruise no estaba seguro de seguir protagonizando la saga. Luego recapacitó y Brandt pasó a ser un miembro del equipo de Hunt con un pasado bastante oscuro.

[5] Aunque servidor siempre tuvo esperanzas hasta casi el final de la peli que fuera una especie de Alec Trevelyan en GoldenEye, la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario