17 dic. 2015

Los Defensores: Jessica Jones


¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers que pueden hacer que desees que Kilgrave me encuentre y me obligue a cortarme las manos

Después del buen sabor de boca dejado por la primera entrega de 'Daredevil', había muchas ganas de meterle mano al siguiente checkpoint del Proyecto Vengadores de Disney y Netflix. Muchas ganas pero también algo de recelo por el personaje elegido para protagonizarla: Jessica Jones. Miss Jones no es un personaje top de la Marvel, no está en el Olimpo de La Casa de las Ideas. Heroína creada por Brian Michael Bendis a principios de siglo (cuando Bendis era el que partía la pana en esa Marvel pre-Disney), este la hizo protagonista de dos series: 'Alias', en la que era detective privado y 'The Pulse', donde se convertía en fotógrafa para el semanal del Daily Bugle.

Aunque bien pensado tenía su lógica la elección de Jessica Jones: es la novia-a-veces de Luke Cage (el héroe callejero setentero que protagonizará la siguiente serie del proyecto) y comparte zona de actuación, Hell's Kitchen, con Daredevil. Incluso comparte con El Hombre sin Miedo algunos villanos, como es el caso de Killgrave, un tipo bastante ridículo de color morado y con capacidades de control mental (a lo Jedi más o menos) creado en los 60 por Stan Lee, cuando tenía que crear un villano cada semana y las buenas ideas no siempre aparecían. Bendis lo recuperó para antagonista de Jones en 'Alias' y Disney-Netflix no se complicaron mucho la vida y lo eligieron también como antagonista y tormento de Jessica en la serie [1].



'Jessica Jones' empieza con un capítulo muy potente y termina de igual manera pero entre medias se enreda en un juego del gato y el ratón con multitud de requiebros y cambios de rol que se hace poco menos que interminable y que se termina pareciendo para sorpresa del respetable a la T1 de 'The Following': villano persuasivo (en este caso gracias a un superpoder adquirido) y retorcido haciendo la vida imposible a un personaje protagonista al que ya había destrozado la vida anteriormente. No tiene, claro está, las infinitas e impostadas referencias a Edgar Allan Poe de aquella pero hasta la incompetencia de Jessica recuerda a la del equipo que comandaba Kevin Bacon en la serie de la Fox. Claramente hay escenas muy potentes (el final del primer capítulo, lo de la comisaría, lo de la madre de Kilgrave, la lucha a muerte lésbica...) pero quedan un poco diluidas entre un avance de la trama tan poco inspirado.

Para los dos personajes principales (protagonista y antagonista) se eligieron dos buenos actores como Krysten Ritter y David Tennant. Sin embargo la primera está tan centrada en la parte obsesiva y dramática de su personaje que se olvida de otorgarle cualquier tipo de carisma. El segundo, por su parte, se pierde en un juego loco de muecas con las que parece que quisiera emular al Nicolas Cage más a tope. Tampoco está especialmente brillante Mike Colter como el hermano Luke Cage aunque físicamente da el pego y habrá que darle el beneficio de la duda hasta verle en su propia serie.

El apartado positivo en el aspecto actoral lo ponen los secundarios, desde los vecinos (la loca de Robyn, el fumado-convertido-en-sidekick de Malcolm) a la guest-star Rebecca De Mornay pasando por la abogada Hogarth (fantástica Carrie Anne-Moss) y especialmente el poli Simpson y la gran sorpresa de la serie, Patsy "Trish" Walker, ex-estrella infantil, locutora de éxito y hermana adoptiva de Jessica Jones.

Patsy Walker es un personaje clásico e infrautilizado de Marvel, de hecho nació en los años 40, en plena Edad de Oro, cuando la editorial todavía se llamaba Timely. En los 70 se convirtió en Hellcat y ahora los productores de 'Jessica Jones' la recuperan con acierto para convertirla en el único verdadero asidero de la detective privado... y si es un acierto es sobre todo por el gran trabajo de Rachael Taylor, actriz australiana (era una de las protas de la serie remake de 'Los Ángeles de Charlie') que hasta ahora no había destacado especialmente por sus dotes interpretativas y que aquí lo borda. Posiblemente una de las revelaciones del año.

En definitiva, no es 'Daredevil' (seguramente no lo pretendía tampoco) pero tiene un nivel aceptable, algunos buenos momentos y no hace que el hype por este proyecto de 'Los Defensores' decaiga [2]. Pronto llegarán tanto 'Luke Cage' como la T2 de 'Daredevil' y sigue habiendo muchas ganas.


Pd1: el vinculo con 'Daredevil' lo pone el cameo de Rosario Dawson en el último capítulo.

Pd2: el cameo de Stan Lee está escondido de la misma manera que en 'Daredevil'. A ver si en 'Luke Cage' innovan un poco.

Pd3: la he visto en Netflix, que llegó a España en octubre y todavía no ha sido revieweada (venga esos palabros) en esta santa casa. Tiempo al tiempo.

Un saludete, guap@s.

------------------------------------------------

[1] Perdiendo una ele en el nombre, haciéndolo inglés y volviendo su piel blanca en el camino.

[2] De hecho la introducción en los últimos capítulos de la insidiosa compañía IGH puede resultar bastante interesante para un futuro.

2 comentarios:

  1. Personalmente me ha gustado bastante y la considero una de las mejores series del año. Para mí, David Tennant ha estado memorable como Kilgrave. "Daredevil" está un poco por encima, pero sólo un poco.

    Pd: Rachael Taylor ha sido un gran descubrimiento, sí señor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí me ha gustado a mi también (si no, no la hubiera visto entera) pero es que se queda lejos de lo que esperaba.

      Saludetes :)

      Eliminar