30 dic. 2013

Kalimero Awards 2013



Este 2013 ha sido el año de menos actividad de la historia de este blog antes conocido como Kalimero's Zone: tan sólo 54 posts con este que estás leyendo [1]. Como este blog lo tengo para hablar de las cosas que me gustan y este año he escrito tan poco, pues no he hablado mucho (casi nada, más bien) de lo que me gusta. Así que sirva este post como un repaso kalimeril a 2013. Y sin más dilación, a la chicha:





La película del año: Prisoners

Un thriller potente, duro y chungo, como en los 90s, la época dorada de este género que se ha ido desvirtuando con el tiempo. Reparto en estado de gracia, ritmo perfecto y un final de esos que se recuerdan con el tiempo. Acudiendo al tópico: clásico moderno.



El héroe (cinematográfico) del año: Superman (El Hombre de Acero)

Ya era hora de ver repartir estopa a Kal-El como lo que es: un extraterrestre superpoderoso. La mejor peli de Supes hasta la fecha y un ejemplo claro de lo que tiene que ser un héroe contemporáneo. 



La villana (cinematográfica) del año: Malkina (El Consejero)

Cormac McCarthy construye posiblemente su personaje más chungo y Cameron Diaz, sorprendentemente, le da vida de forma memorable. Pura maldad. La reina del sexo motorizado.


El momento cinematográfico-musical del año: Everytime de Britney (Spring Breakers)

En Spring Breakers el chalado de Harmory Korine organiza la historia alrededor de los temas musicales que van sonando en plan casi de videoclip. Todos son memorables pero esta interpretación a piano de James Franco de uno de los temas más ñoños de Britney mientras sus conejitas bailan con pasamontañas rosas de unicornios y las metralletas en ristre es epicidad pura y dura.


El trailer del año: The Secret Life of Walter Mitty

Un trailer que cumple con su cometido a la perfección: hacerte desear ver la peli sin destriparte nada de la misma. Fantástico. Luego la peli también estaba bastante bien, por cierto.

[+] Este año ha habido pocas reseñas en el blog porque las he estado haciendo en su mayoría en mi cuenta de Letterboxd. Por cierto, que ha sido un año en el que he visto más pelis que los anteriores (rozando la centena cuando antes no pasaba de las setenta y pico): estar los tres primeros meses del año parado y Yomvi tienen buena parte de la culpa.


El capítulo (de serie) del año: The Rains of Castamere (Juego de Tronos, 3x09)

La boda de ficción más memorable desde la del videoclip November Rain de Guns'n'Roses. Aquí no tenemos a Slash marcándose un solo pero si a una banda entonando uno de los himnos más chungos de Poniente mientras que la mayor y más cruda carnicería vista en la pequeña pantalla. La guinda final a una temporada que ha terminado de elevar a los altares a Juego de Tronos... y lo más gore está por venir.  



La sorpresa (seriéfila) del año: Tatiana Maslany

Una chica sin casi experiencia y un reto descomunal por delante: interpretar hasta 6 personajes distintos y hacerlos creíbles y distintos a todos. Y aprueba este reto con matrícula de honor dejando momentos para la gloria interpretativa como el de Allison haciéndose pasar por Sarah delante de la hija de esta. Brutal lo de esta chica.


El programa (de televisión) del año: Un príncipe para Corina

La trospidez llevada al extremo. El punto de partida más flipado, los personajes más alucinantes (el chino-vasco, el Capitán América, el vampiro, el inefable Pau Montaner, el gordo-cabrón...) y unos montadores en un estado de gracia impagable. Luego QQCCMH3 y, sobre todo, QQCCMM han sido dos pequeñas decepciones que nos hacen pensar que lo mismo ya hemos tocado techo y que a partir de ahora nada volverá a ser lo que fue.


La canción del año: Afterlife, de Arcade Fire

Son los mejores de la actualidad y lo han vuelto a demostrar. Todo su nuevo disco es una gozada pero por encima de todas las demás canciones destaca Afterlife. Épica a la par de intimista, como acostumbran. De escuchar una y otra vez, sin parar.

[+] En Spotify mi lista con las mejores canciones de 2013. Hay de todo: reinas del pop, rock, indie, salsa, dance, bandas sonoras... Sí, no tengo criterio.


El videoclip del año: Wrecking Ball, de Miley Cyrus

El videoclip es muy de usar y tirar. Los fans de este arte somos minoría y por eso la gran mayoría de vídeoclips terminan cayendo en el olvido del público normal. ¿Cuantos han trascendido a la cultura popular en los últimos 30 años? Se cuentan con los dedos de las manos. Pues bien, lo de la Miley montando en pelotas la bola de demolición y chupando martillos es ya cultura popular de nuestro tiempo. Sólo por eso ya merece este honor... y además la canción mola, no lo niegues.

[+] Si Wrecking Ball no hubiera existido, el premio habría sido indudablemente para el flipante FPS que se marcan los rusos Biting Elbows para Bad Motherfucker.



El concierto del año: Franz Ferdinand (Dcode 2013)

Comparado con los años anteriores, este ha sido un año de pocos conciertos y no demasiado memorables. Me quedo con el de Supersubmarina en Córdoba en Mayo y con el de Franz Ferdinand en el Dcode de Madrid al final del verano. Este, básicamente, por poder tachar de mi lista de pendientes a los de Glasgow, que era algo que quería hacer desde hace mucho.



El viaje del año: Amsterdam



El anuncio del año: Volvo + Van Damme

Destacar en un mundo tan competitivo como la publicidad es duro, muy duro. Por eso, al publicista que se le ocurrió que, para anunciar unos camiones de Volvo, lo ideal era poner a Van Damme abriéndose de piernas entre dos de los susodichos en marcha mientras suelta un discurso inspirador y suena Enya de fondo, habría que hacerle un monumento. Ni Don Draper ni hostias. Es que ni las pechumbres de Blanca Suarez ni los carnosos anuncios de Carl's Jr.



La mejor noticia del año: Adiós, Eurovegas, adiós

Pocas noticias buenas ha habido este desastroso 2013, que ese putiferio sin ley que planeaba ser Eurovegas al final no se vaya a realizar es una de ellas. Vete a engañar a otros, Adelson.



La peor noticia del año: La muerte de Nelson Mandela

Corrupción, perdidas de derechos, catástrofes naturales... raro es el día que no nos hemos encontrado con alguna noticia nefasta. Sin embargo la peor de todas fue la muerte de Nelson Mandela. ¿Por qué? Porque nos recordó que ya no queda gente como él, gente que tome las riendas en este siglo XXI y nos saque de toda esta ponzoña.


El mejor (peor) tuit del año: el PP y la herencia

Es que hay que tener jeta para seguir echando la culpa a los de antes. En fin.

Un saludete, guap@s. Nos seguimos leyendo en 2014 :)

--------------------------------------------------------------------

[1] Tan lejos de esos 249 posts de 2006, cuando era todavía estudiante y Twitter no se había inventado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario