25 nov. 2006

Fiebre Bond: Casino Royale

CASINO ROYALE (Casino Royale, UK / USA 2006)
Director: Martin Campbell
Reparto: Daniel Craig, Mads Mikkelsen, Eva Green, Judi Dench, Giancarlo Giannini, Jeffrey Wright
Guión: Paul Haggis, Neal Purvis, Robert Wade
Duración: 144'


He visto todas las pelis de 007, las oficiales y las no oficiales y, por eso, puedo afirmar sin temor a estar muy equivocado que Casino Royale es la más arriesgada de todas y, posiblemente, la mejor.

Es arriesgada porque coge uno de los mayores mitos de la cultura popular de nuestros días y no se limita a resucitarlo sino que lo reformula por completo. Un riesgo tremendo del que tanto los guionistas como el director y el protagonista salen airosos. Y posiblemente es la mejor porque es un peliculón de espías tremendamente efectivo y bien hecho, con un ritmo casi perfecto, unas interpretaciones bastante logradas y unas escenas de acción autenticamente espectaculares sin caer en la fantasmada como ocurría bastante a menudo en las últimas aventuras fílmicas del agente con licencia para matar.

Ya desde el principio se nota que vamos a ver algo diferente al pervertirse el clásico esquema gunbarrel+secuencia+créditos por un secuencia+gunbarrel+créditos. En un principio puede parecer un cambio porque si pero realmente tiene mucha lógica: ya que al principio de Casino Royale James Bond todavía no es 007 y cuando lo consigue en esa sordida y en blanco y negro escena es cuando llega el gunbarrel, un gunbarrel diferente con Bond de espaldas y dando media vuelta en vez de entrar andando y girarse. Luego llegan unos creditos también diferentes: no hay siluetas de despampanantes mujeres moviendose libidinosamente sino que tenemos naipes, puntos de mira y un Bond poligonal dando jopos sobre tapetes de distintos colores y acompañados del You know my name de Chris Cornell que casa perfectamente con lo que estamos viendo. Y una vez terminados estos créditos entramos en lo que es la peli en si.


La trama es una típica trama de peli de espías: el malvado banquero albano Le Chiffre ha perdido mucho dinero debido a dos acciones de Bond en Madagascar (tremenda escena con vuelos sobre gruas y un caraquemada que daba unos brincos tan absolutamente bestiales que parecía sacado del Prince of Persia) y el aeropuerto de Miami por lo que organiza una partida de poker en la que pretende recuperar ese dinero para que sus dictadores y terroristas clientes no se lo carguen. El inexperto y rudo 007 resulta ser el mejor jugador de poker de todo el MI6 por lo que es enviado al Casino Royale de Montenegro para desbaratar los planes de Le Chiffre acompañado de una bella contable del fisco llamada Vesper Lind. A partir de ahi tenemos acción, romance, intriga, giros, retruecanos y alguna fantasmadilla perdonable (la autodesfibrilación, mayormente) hasta llegar a un final que te deja irremediablemente una sonrisilla en los labios y ganas de que llegue la próxima aventura.

La peli, por lo tanto, es muy buena y totalmente disfrutable pero ¿y el nuevo Bond que tal? Pues Daniel Craig, el Bond más rubio, más feo y más fuerte (esta petado el chaval, hay que reconocerlo) de la historia cumple perfectamente en su recreación de un Bond más joven, bruto e inexperto pero tan chulo como siempre o incluso más. Momentos que reflejan esta chulería innata que con el tiempo se irá atemperando y volviendose más sutil son su primer encuentro con Vesper Lind ("¿Vesper? Yo me hubiera vengado de mis padres"), los momentos bañador setentero marcapaquete, la escena en la que un ricachón lo confunde con un aparcacoches y le aparca su precioso auto de una manera bastane curiosa, cuando gana un coche en una partida de poker y le pide al perdedor el ticket del aparcamiento o cuando se rie en plena cara de Le Chiffre mientras este le esta torturando ("Es gracioso. Todo el mundo sabrá que moriste rascandome los cojones"). Pero a pesar de su chulería no puede evitar enamorarse de la bella Vesper y ponerse romanticón y sensible y esa parte también la supera con nota el bueno de Craig. Quizás hubiera opciones mejores (se me ocurre Clive Owen) pero Daniel Craig cumple con creces y seguro que le vemos muchos años en el papel.


El resto del reparto también ralla a gran nivel: Eva Green esta adorable, Mads Mikelsen da mucho yuyu con su cicatriz, su Ventolin y sus sangrientas lloreras y Judi Dench hace más que en las cuatro pelis anteriores juntas.

En definitiva, peliculón que reinventa al mito pero sin hacerle perder su identidad. Una de las mejores pelis del año y la demostración de que los viejos rockeros nunca mueren.

Lo mejor: el riesgo que asume, el equilibrio entre la acción y la intriga, el humor casi negro, los actores, el final.
Lo peor: dos horas y media me parecen demasiadas, la partida de poker tarda bastante en ponerse interesante, no salen ni Q ni Moneypenny.

Nota: 8.5 / 10

5 comentarios:

  1. Si puedo iré a verla hoy o mañana...

    Por cierto, te esperabas mas??

    ResponderEliminar
  2. Al contrario, ha sido más de lo que esperaba. Un peliculón con todas las letras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Clive Owen, hay estamos! Era mi elección preferida pero no creo que Daniel Craig lo haya hecho mal (no lo creí en ningún momento, es un actorazo)

    Joder, que tengo ganas de ver Casino Royale...

    Deberías ingresarme 12€ (7 del cine/5 palomitas) por haberme creado esa necesidad... Es tu culpa!

    ResponderEliminar
  4. la pelicula, no no, la mejor pelicula que ha existido jamas (Casino Royale) durá 2h y 20' no 1h 44'.

    ResponderEliminar
  5. Perdon me e ekivocao estaba bien. jeje

    ResponderEliminar