6 sept. 2006

1001 goles, 1001 fracasos


Irlanda del Norte 3 - España 2

¿Alquien conoce a Joaquin, Reyes, Vicente, Jesús Navas, Luque, Silva o Gavilan? Pues nuestro senil seleccionador de fútbol (que lleva viviendo del cuento desde que hace 32 años ganara una Copa Intercontinental) se ve que no conoce a estos grandes extremos actuales de nuestro fútbol y, mientras haciamos nuestro enésimo ridículo en Belfast y necesitabamos a gente que abriera el campo, que desbordara y que centrara junto a la cal, ninguno apareció sobre el terreno de juego (de hecho, en el banquillo, junto a un medio sobado Luis, solo estaba Reyes) para intentar resolver la papeleta.

Xavi marcó el gol 1000 pero lo realmente importante es el nuevo fracaso, la nueva decepción. Mientras somos campeones del mundo de baloncesto y balonmano, en fútbol solo ganamos para disgustos y si las cosas no cambian radicalmente (y con ello me refiero a la marcha del inserso-seleccionador) veo muy complicado estar en la próxima Eurocopa 2008.

Un desproposito hace 8 años en Chipre (de idéntico resultado, curiosamente) sirvió para que algunas cosas cambiaran. Ojala el desproposito de esta noche tenga el mismo efecto... aunque me da a mi en la nariz que al abuelo cebolleta no lo echan de ahi ni con agua caliente.

Un saludete guap@s.

3 comentarios:

  1. Que tiempos aquellos los de Camacho, cuando se jugaba bien al fútbol...

    ResponderEliminar
  2. Es que si se fijan los dos primeros goles son de falta de concentración y de intensidad. Sin intensidad en el fútbol no tienes nada. En ningún deporte la tienes.

    Es curioso pero ahora que comenta lo de los 8 años, el responsable del ridículo ante Chipre está entrenando a la selección de Serbia y lleva 4 puntos en dos partidos incluyendo un difícil compromiso en Varsovia. Lo que es el fútbol.

    ResponderEliminar
  3. 7_nucho: pues si, lastima que Camacho fuera tan cobarde y se largara.

    dr. benway: ni intensidad, ni juego, ni bandas, no hubo nada de nada. Fue una debacle. De Clemente mejor no hablar porque no es que sea santo de mi devoción tampoco.

    Saludos.

    ResponderEliminar