11 sept. 2005

Crónica: Real Madrid -Celta (J2)

Real Madrid 2 - Celta 3
Real Madrid:
Casillas; Michel Salgado, Helguera, Pavón (Sergio Ramos, 46'), Roberto Carlos; Gravesen (Raúl, 68'), Beckham (Pablo García, 80'), Baptista, Guti; Robinho, Ronaldo.
Celta: Pinto; Angel, Sergio, Contreras, Placente; Oubiña, Iriney, Nuñez (Aspas, 84'); Canobbio (Silva, 86'), Gustavo López; Baiano (J. Guerrero, 91').
Goles: 0-1: Contreras, 8'; 1-1: Ronaldo (p), 37'; 2-1: Baptista, 43'; 2-2: Nuñez, 45'; 2-3: Canobbio, 77'.


Se preveía una gran fiesta en el primer partido oficial de la temporada en el Bernabeu con la puesta de largo de los nuevos fichajes y frente a un rival recién ascendido como el Celta de Fernando Vázquez pero, al final, la fiesta se convirtió en casi un funeral debido a la derrota madridista. El Madrid no jugo bien pero tampoco mereció perder ya que la labor del arbitro fue bastante lamentable: el gol de Canabbio no entró claramente y posteriormente pitó un fuera de juego discutible a Ronaldo que terminó en gol de Robinho y no pitó un claro penalty de Contreras al propio Robinho (ver foto). También el Celta podría tener motivos de queja ya que Gravesen mereció la roja por una entrada a Nuñez con el 2-2 en el marcador. En definitiva, un arbitraje calamitoso indigno de un partido de primera división.

Pero el nefasto arbitraje no debe servir de excusa para un Madrid con muchas cosas que mejorar (y poco tiempo para hacerlo ya que la acumulación de partidos importantes en las próximas semanas es tremenda) sobretodo en el aspecto defensivo y en el físico. La defensa en la primera parte estuvo realmente calamitosa: el primer gol del Celta fue ridículo y el segundo esperpéntico, Casillas detiene un muy bien lanzado penalty de Baiano (cometido tontamente por un Pavón totalmente descentrado) y ningún defensa acude a despejar el rechace de Iker permitiendo que Nuñez cabeceara a placer. En el descanso Sergio Ramos entró por un aparentemente lesionado Pavón y el debutante le dió una mayor consistencia defensiva al equipo aunque el Madrid no se pudo aprovechar de esta circunstancia ya que los de adelante andaban con los plomos fundidos y la lengua fuera. Cuestiones de la mala pretemporada por los USA y Asia, supongo.

A pesar de todo esto, no todo fue negativo para el conjunto blanco: Sergio Ramos no acuso la presión, Baptista recuperó parte del nivel que ha exhibido en los últimos años en Nervión y Robinho volvió a apuntar sus maneras de crack con regates imposibles, buenos desmarques y una esplendida visión de juego. Pinceladas ilusionantes sin duda pero que deben esar acompañadas de muchas más cosas para sacar algo positivo el próximo martes de Lyon en el debut de Champions.

Lo mejor: Robinho, el partido sin complejos del Celta.
Lo peor: la defensa madridista de la primera parte, el arbitro y sus auxiliares.

Pd: lo de los arbitrajes es de auténtico chiste. Al Atlético también le birlaron un punto de mala manera en un inexplicable fallo arbitral en el último minuto del descuento y seguro que habrá muchos más errores en lo que queda de la jornada y en las venideras. Patético.

1 comentario:

  1. jur,jur,jur.
    A ver votao a Villaaaaaar!!!!
    ahi tontos, q os vais a dar cuenta de lo q pasaba hace unos años.
    Era igual q hoy, pero cambiando los equipos.
    besos

    ResponderEliminar