4 nov. 2017

Stranger Things 2


¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers que pueden hacer que termines en Upside Down sin poder salir

'Stranger Things' fue el gran sleeper seriefilo de 2016. Una serie pequeña con aroma nostálgico estrenada en pleno verano dentro del maremagnum de novedades sin pausa ni lógica en que se ha convertido Netflix. Podía haber pasado desapercibida como tantas otras pero su sencilla historia asequible y disfrutable por todos los públicos pero que a la vez era capaz de despertar muy fuerte la nostalgia en los que crecieron (crecimos) en los 80 y principios de los 90, junto a un reparto fantástico y una atmósfera muy lograda, la terminaron convirtiendo en un de los grandes éxitos del año tanto de audiencia como de crítica (múltiples nominaciones a los Emmy y muchos otros galardones incluidos).

Casi año y medio después, coincidiendo con Halloween, ha llegado la segunda temporada. Si la primera llegó casi de tapadillo, esta lo ha hecho rodeada por el hype... y no ha defraudado. Los hermanos Duffer, los padres de la criatura, se han aprovechado bien de los cabos sueltos que dejaba la anterior temporada (Eleven desaparecida, Will teniendo visiones de Upside Down (y esputando un pequeño ser viscoso), los nuevos "gerentes" del laboratorio sustituyendo al malvado Brenner, las esperadas parejas que no se llegan a consumar...) y del considerable aumento de presupuesto para elevar un par de niveles la producción sin perder la esencia ni la coherencia. Si la primera temporada era 'Alien' (o 'Tiburon'), esta 'Stranger Things 2' es muy 'Aliens' (lo que ya avanzaba la contratación de Paul Reiser como secundario): los enemigos, tanto desde Upside Down como en Hawkins mismo, se multiplican, el Apocalipsis se acerca.


Junto a la cinta de James Cameron, 'El Exorcista' y 'Parque Jurásico' son las películas que más marcan la línea argumental. Luego, claro está, la cantidad de referencias puntuales y homenajes es enorme (ver vídeo al final del post) pero siempre bien integradas en la narrativa, no están puestas al peso para fanfarronear de conocimiento ochentero como por ejemplo hace Ernest Cline en 'Ready Player One' (que es un libro que me gustó bastante, ojo).

Pero 'Stranger Things 2' no sólo son referencias, homenajes y nostalgia al servicio de una historia sin demasiados alardes. Los Duffer se muestran más ambiciosos que en la primera entrega y, casi milagrosamente, salen airosos de casi todas las decisiones que toman, desde esas parejas a priori improbables como Hopper-Eleven y Dustin-Steve a unos nuevos personajes carismáticos y muy bien introducidos pasando por ese baile final tan de peli romántica o el darle más protagonismo a Will, que durante la primera entrega era el personaje ausente y que en esta segunda se erige casi como gran protagonista gracias a la esforzada interpretación de Noah Schnapp.


Tan sólo se podría hablar de decisión no demasiado acertada la del capítulo dedicado a la búsqueda de auto conocimiento de Eleven. Un capítulo que es esencial para que Eleven se aclare y termine salvando la situación y que abre interesantes vías para futuras temporadas (seguro que hay más niños con poderes como Eleven y Kali que han pasado por las manos de Brenner y que pueden dar mucho juego) pero que en si mismo es algo aburrido y, sobre todo, corta mucho el rollo al estar situado muy al final de la temporada y con la acción en todo lo alto.

Por lo demás una temporada primorosa que se ve en un suspiro (incluso por detractores del binge-watching como el menda), que deja con ganas de mucho más (aunque su final sea más cerrado que el de la primera) y que vuelve a despertar a nuestro niño / adolescente interior y hacerlo disfrutar. Un must see ineludible.

Pd1: aquí el susodicho vídeo con TODAS las referencias y homenajes:


Pd2: aquí en España somos mucho de sacar las banderas al balcón para demostrar nuestras posiciones políticas. En Estados Unidos iban más allá y, sobre todo en zonas residenciales, clavaban en el porche el cartel de candidato preferido a las elecciones. Que en casi todas las casas de Hawkins hubiera carteles de Reagan y muy pocos de su rival demócrata Mondale (sólo en las de Dustin y los padres de Barb) no es casualidad: Reagan ganó por una de las mayores palizas que se recuerdan.



Pd3: por favor, spin-off para la hermana de Lucas siendo la jefa en la escuela y en la vida.

Un saludete, guap@s.

2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo contigo, aunque me gustó más la primera temporada (en aquella no había tiempos muertos), hay que admitir que las expectativas eran muy altas y realmente han cumplido. Los dos últimos episodios son oro puro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya muchos tiempos muertos en esta tampoco. El 2x07 es un experimento pero es necesario para la evolución de Eleven.

      Yo deseando que llegue ya la T3.

      Saludetes!

      Eliminar