11 oct. 2017

Blade Runner 2049

BLADE RUNNER 2049 (Blade Runner 2049, USA 2017)
Director: Denis Villenueve
Reparto: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Dave Bautista, Mackenzie Davis
Guión: Hampton Fancher, Michael Green
Duración: 154'


¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers de Blade Runner y Blade Runner 2049 que podrían retirarte

2019

‘Blade Runner’ fue problemática desde el principio. Basada muy libremente en la novela ‘¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas?’ del ínclito Philp K. Dick (primera vez que se llevaba al cine una obra del genio californiano… y no pudo verla al morir semanas antes del estreno), Ridley Scott parió un noir oscuro y tecnológico con un potente trasfondo filosófico y metafísico que no gustó nada al estudio. Cortaron, remontaron y obligaron a Scott a meter una voz en off explicando muchas partes (que Harrison Ford interpretó con tremenda desgana a petición misma del director) y a grabar un final feliz que quedaba como un pegote.

A pesar de todo en el estudio seguían sin estar muy seguros y, a pesar de contar con una de las mayores estrellas del mundo como protagonista, no la publicitaron demasiado. El resultado fue que  'Blade Runner' pasó desapercibida entre el público y la crítica. Sin embargo, años después, con el auge de los videoclubs, el cyberpunk y el anime, empezó a ser reivindicada y pronto se convirtió la película de culto por excelencia. Su estética (oscuridad, rascacielos, lluvia, coches voladores, luces de neón...) ha sido copiada, plagiada y “homenajeada” como ninguna otra en los últimos 40 años, el monologo final de Roy Batty no falta en ninguna lista de mejores monólogos de la historia del cine, la duda de si Deckard es o no un replicante ha llenado de elucubraciones y teorías cientos y miles de foros de todo tipo y pelaje, la ambiental música de Vangelis es una de las más utilizadas en publicidad y televisión y cada vez que una nueva versión del montaje ha aparecido (hasta siete) ha sido un acontecimiento cinéfilo. Pocas cintas han alcanzado un estatus mayor.

‘Blade Runner’ nos presentaba un mundo realmente sugerente. A principios del siglo XXI el hombre había dominado la carrera espacial y la biotecnología genética. Esto había permitido crear colonias en el espacio exterior donde extraer recursos para una Tierra superpoblada y moribunda y crear unos seres sintéticos y prácticamente idénticos a los seres humanos, los llamados replicantes (o vulgarmente “pellejudos”), para trabajar en estas colonias. Estos esclavos sintéticos se rebelan y hay guerra. Una vez terminada, los replicantes son considerados proscritos en la Tierra y se crea un cuerpo especial de policía, los blade runners, para identificarlos y “retirarlos”. A su vez, la Tyrell Corporation, los creadores de los replicantes, saca una nueva versión, los Nexus 6, con una nueva característica: su vida está limitada a 4 años. Una vez pasado ese tiempo morirán sin darles tiempo a desarrollarse emocionalmente y a, por lo tanto, que las ganas de revertir su estatus de esclavitud... o por lo menos eso se creía.

En esas estamos cuando seis (o quizás cinco) de estos replicantes Nexus 6, liderados por Roy Batty, consiguen escapar de la colonia minera y viajan a la Tierra con intención de pedirle cuentas a su creador por esas injustas esclavitud y caducidad. Es 2019, estamos en Los Ángeles, siempre es de noche y llueve mucho. Bienvenidos a las pajaritas de papel, los testsVoight-Kampff, los copazos de Johnnie Walker, los anuncios gigantes de Coca-Cola, de momentos que se perderán como las lagrimas en la lluvia y las disertaciones sobre la humanidad y qué significa ser humano. En definitiva, bienvenidos a una de las mejores películas de la historia.

En ella la LAPD recurre a un blade runner retirado, Deckard, para “retirar” a los replicantes díscolos. Deckard no consigue su objetivo. Sí, consigue retirar a tres de ellos, pero Roy Batty consigue matar a Sebastian y Tyrell antes de que su hora llegue y morir delante de Deckard. Pero durante sus pesquisas Deckard ha conocido a Rachael, la secretaria de Tyrell, que resulta ser un replicante experimental sin fecha de caducidad y con recuerdos implantados. Pronto Decakrd se enamora de ella (¿o acaso lo han diseñado para que sea así?) y al final de la cinta escapa con ella, con la complicidad de su compañero Gaff, para evitar que la eliminen también. Y así nos quedamos durante años esperando como seguía la historia y como evolucionaba ese apasionante mundo.



2049

Durante años se ha venido hablando de una secuela de ‘Blade Runner’ [1] pero no fue hasta hace un par de años cuando se puso en marcha. Volvían tanto Ridley Scott como Harrison Ford pero el primero, al contrario que con la saga ‘Alien’ sólo como productor y el segundo tan sólo como co-protagonista. Los jefazos de Sony buscaron al enfant terrible canadiense Denis Villenueve para ocupar la silla de director y a la única verdadera estrella que ha dado Hollywood en la última década (a pesar de su limitado rango de emociones), Ryan Gosling, para ponerse al frente del reparto. Había muchas dudas alrededor pero ‘Blade Runner 2049’ las ha despejado todas, confirmándose como una secuela más que digna (y disfrutable por el fan) a la par que teniendo una personalidad propia muy acusada. Una de las mejores películas del año sin ninguna duda [2].

Quizás sea demasiado larga, que a veces tome decisiones muy para fan service, que la música de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch se quede sólo con la aparatosidad de la de Vangelis obviando la parte emocional [3] y que para comprenderla en su totalidad haya que ver los tres cortos que la han acompañado en su lanzamiento pero son pecados veniales ante una película que más que una película es un tour de force de su director, que consigue un espectáculo visual apabullante (apoyado por el Dios de la fotografía cinematográfica Roger Deakins) y expandir ad infinitum la mitología del mundo perpetrado por Dick y Scott. Además, claro está, de volver a demostrar que es uno de los mejores directores de actores de la actualidad sacando lo mejor de interpretes tan limitados a priori como Gosling o Ana de Armas (que está sensacional y para la que seguro será su salto definitivo al estrellato).

‘Blade Runner 2049’ nos lleva precisamente a 2049 (si no, menuda troleada) cuenta la historia de K, un tipo que es a la misma vez blade runner y “pellejudo”, de la nueva generación Nexus 9 creada por Industrias Wallace que vienen con obediencia incondicional de serie, que se dedica a retirar viejos modelos Nexus 8, que la Tyrell empezó a fabricar tras la problemática con los Nexus 6 en 2019 y que, como Rachael, tenían recuerdos implantados. Después de retirar a uno de estos Nexus 8, K encuentra los restos de otra replicante con signos de haber estado embarazada, algo imposible para un replicante. Entonces K debe encontrar a este “nacido, no fabricado” antes de que lo hagan los esbirros de Wallace (un contenido, para lo que es el, Jared Leto) y para eso deberá encontrar primero a Deckard.

Pero lo realmente destacable en ‘Blade Runner 2049’ es el importante número de decisiones arriesgadas que toman Villenueve y sus guionistas y que salgan airosos y victoriosos de casi todas ellas. Obviamente hablamos de lo del blade runner replicante, que da un nuevo significado a ese juego del gato y el ratón pero también, por ejemplo, lo de, como hizo George Miller entre 'Mad Max' y 'Mad Max 2', meter un apocalipsis entre medias de original y secuela. En este caso un pulso electromagnético que produce un apagón a nivel mundial durante varias semanas en 2022. Este suceso no sirve sólo para entremezclar la estética ciberpunk y la post-apocalíptica de forma inolvidable (ese San Diego convertido en vertedero, esa Las Vegas abandonada y espectral) sino que dificulta la búsqueda de K al haber acabado con casi todos los registros informatizados previos y le lleva a la necesidad de encontrar a Deckard para cumplir su misión... y para descubrir quién es en realidad.

También la inclusión de Joy resulta un acierto. Un nuevo ser, esta vez no sintético sino digital, holográfico, que lleva a un nuevo plano la discusión sobre la humanidad y las relaciones llevando todavía más allá  lo mostrado en 'Her' de Spike Jonze. Sus momentos de intimidad con K, al que ella bautiza como Joe, son deliciosos y su desenlace, uno de los momentos más potentes de la cinta. También es participe del momento más creepy de la película (y de todo el año cinematográfico): una escena de sexo (o de preparativos de sexo más bien) abarrotada de extremidades y con sabor cronenbergiano.

Pero la decisión más arriesgada es sin duda la de terminar la película en el momento en el que lo hace. 'Blade Runner 2049' termina dejándolo todo en el aire todavía más que 'Blade Runner' y esta vez no hay final pegote puesto a posteriori. La búsqueda concluye y el protagonista puede descansar por fin, cierto, pero todo el entramado a gran escala tejido durante las dos horas y media anteriores (los planes de Wallace, la rebelión replicante...) queda en suspenso y muchas preguntas en el aire. Y claro, seguimos sin saber si Deckard es o no un replicante... aunque por un momento, en el discurso de Wallace, parece que lo van a desvelar para luego quitárnoslo de la boca. Todo queda predispuesto pues para una tercera entrega, el final de una trilogía. Sin embargo, sin ser un fracaso como 'Blade Runner', los números de esta 'Blade Runner 2049' en taquilla están siendo más pobres de lo esperado. Quizás tengamos que esperar otra buena tanda de años para verlo.

Pd1: los cameos de Edward James Olmos y Sean Young eran esperados. Los otros cameos, todo un WTF.

Pd2: hablando de Sean Young, el rejuvenecimiento facial vía CGI sigue avanzando pero aún así la aparición de Rachael no dejó de ser bastante perturbadora.

Pd3: venga, los tres cortos "precuela" de esta 'Blade Runner 2049'. Muy recomendables todos pero el del mito Shinichiro Watanabe especialmente.

Black Out 2022




2036: Nexus Dawn




2048: Nowhere to Run


Nota: 9 / 10

Un saludete, guap@s.

------------------------------------------------------ 

[1] Obviemos aquí 'Soldier', cinta noventera del inefable Paul W. S. Anderson escrita por el co-guionista de 'Blade Runner' y concebida por el mismo para estar en el mismo universo bladerunnero

[2] Y eso que 2017 está siendo un año muy apañadito con filmes como 'La La Land', 'Logan', 'Dunkerque', 'Baby Driver', 'It' o el anime 'Your Name'.

[3] En un principio el compositor elegido fue el habitual de Villenueve desde que llegó a Hollywood, el islandés Johan Johansson, pero fue despedido poco antes del estreno de la película. Lo mismo alguna vez podemos escuchar su score y comparar (tanto con Zimmer como con Vangelis).

No hay comentarios:

Publicar un comentario