21 jun. 2016

Juego de Tronos. 6x09. Battle of the Bastards


¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers muy bastardos

Primer vistazo

Llegó por fin el tan esperado capítulo 9, aquel en el que cada temporada los responsables de 'Juego de Tronos' dan el todo por el todo. Y en esta sexta temporada tampoco defraudan. Quizás no tan espectacular y no tan épico como 'Casa Austera' pero esta 'Batalla de los Bastardos' (que desde luego da lo que promete) es más brutal, más sucia y más sentida. Una hora de brillante espectáculo televisivo (aunque algo previsible, eso sí) que, faltaría más, deja muchas cosas sobre las que hablar y debatir. ¡Carguen!


Al detalle

- Capi dirigido por Miguel Sapochnik... sí, el mismo que 'Casa Austera'. Le encargan los capítulos facilitos, está claro.

- Antes de la anticipada batalla tenemos tema en Meereen. Obviamente a Daenerys, Drogon, Viserion, Rhaegal y los Dothrakis le duran los Amos de la Bahía de los Esclavos y los Hijos de la Arpía lo que dos peces de hielo en un whisky on the rocks, que diría Sabina.

- Una vez resuelto el tema de los esclavistas llega el turno de las alianzas. Daenerys, Tyrion, Theon y Yara: hijos de padres terribles intentando mejorar el mundo que sus antepasados destrozaron. Daenerys será la primera reina de Poniente, Yara la primera reina de las Islas del Hierro y aquí paz y después gloria.

- Yara no va a pedirle matrimonio a Daenerys como Euron... pero creemos que no es por falta de ganas, la verdad.

- Por cierto, ya me voy acostumbrando a llamarla Yara. Asha ya es un vago recuerdo.

- Y ya nos vamos para Invernalia. A la Batalla de los Bastardos. A la chicha.

- En su primer encuentro Jon ya se da cuenta del ser detestable que es Ramsay... pero sigue pensando que El Señor de la Noche y los Caminantes Blancos son peores que el bastardo-convertido-en-lord... y se equivoca. Menos mal que Sansa no pierde el foco.

- Ser Davos encontrando la pira de la princesa Shireen. Terrible. Por cierto, Ser Davos no sabe todavía que fue el propio Stannis el que la mandó matar, ¿no?

- Le dijo Sansa a Jon que Ramsay tramaba algo y que Rickon iba a vivir poco. Y no se equivocaba: la trampa es la muerte de Rickon. Jon no puede soportarlo y se lanza al ataque. Adiós estrategia envolvente, adiós pinza... vamos, adiós cerrar los flancos, para que lo entienda Tormund.

- La imagen del capítulo (y de la temporada): Jon de espaldas, con Garra en ristre esperando a la caballería Bolton, dispuesto a morir (de nuevo). Casi un cuadro de Velázquez. Tremendo. 

- La batalla en sí es brutal y sucia, con un tremendo despliegue de extras y coreografías. Más de quince minutos de angustia... hasta que al jodido Meñique le da por aparecer con el ejercito del Nido de las Aguilas y salvar el día.

- Ramsay huye como el Perro que es pero ni las puestas de Invernalia pueden resistir las embestidas de un gigante motivado.

- ¿Tengo un problema si me ha dolido más la muerte del Gigante que la de Rickon?

- Y finalmente la batalla entre los bastardos. Obviamente Ramsay no tiene ni media torta pero Jon no lo mata. No es el quien debe hacerlo. Lo hace Sansa y lo hace con sus propios perros. La lealtad es un sentimiento menos fuerte que el hambre, queda claro.

- Reconocedlo, no aplaudíais tanto desde la muerte de Joffrey.


La frase

Mi reino acaba de comenzar

Daenerys de la Tormenta


Un saludete, guap@s.

2 comentarios:

  1. No tienes ningún problema, yo también sentí más la muerte de Wun Wun.
    Es que Rickon siempre ha sido una especie de Poochie o Quique de "Verano Azul" de los Stark. Nunca ha aportado nada o ha estado perdido por ahí con Osha. Es muy difícil sentir mucho su muerte.

    PD: Tanto como matrimonio no, pero ver encamadas a Daenerys y Yara tendría su cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que Yara está muy interesada pero no veo a Daenerys receptiva :)

      Saludetes!

      Eliminar