8 nov. 2012

Skyfall

SKYFALL (Skyfall, Inglaterra 2012)
Director: Sam Mendes
Reparto: Daniel Craig, Javier Bardem, Judi Dench, Naomi Harris, Bérénice Marlohe, Ralph Fiennes, Ben Whishaw, Albert Finney
Guión: Neal Purvis, Robert Wade, John Logan
Duración: 143'

DISCLAIMER: posibles spoilers de Skyfall, Casino Royale, Quantum of Solace y El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace. Leer bajo vuestra responsabilidad. A mi luego no vengáis llorando.


- ¿Y cl es su hobby señor Bond? - Resucitar
James Bond se tomaba el copazo, machacaba al malote y se beneficiaba a la chavala en localizaciones siempre exóticas y sin apenas despeinarse ni arrugarse el traje. Molaba. Entonces llegó Jason Bourne (y en menor medida Ethan Hunt o Sydney Bristow) y el agente 007 al servicio de Su Majestad quedó como algo anticuado [1]. En el siglo XXI parecía que no había sitio para un espía a la vieja usanza como Bond. Sin embargo, los productores Broccoli y Wilson se negaron (afortunadamente) a dejar morir a la gallina de los huevos de oro: buscaron un Bond más duro y terrenal  como Daniel Craig, a un guionista oscarizado como Paul Haggis y volvieron a contratar a Martin Campbell, el director del mejor Bond ever, GoldenEye. Pulsaron el botón de reset y el resultado fue una de las mejores pelis de acción de la década, Casino Royale.

El exitazo llevó a hacer una continuación en toda regla en forma de Quantum of Solace. Sin embargo la película dirigida por Marc Foster se quedaba bastante lejos de la primera entrega con Daniel Craig como prota, tanto en calidad como en resultados en taquilla. Había que volver a repensar el tema y para eso Wilson y Broccoli esta vez pensaron en John Logan para el guión (sobre una historia pensada por Peter Morgan) y al titán Sam Mendes (el hombre que hizo Camino a la Perdición) para sentarse en la silla del director. Adiós (de momento) a la pérfida organización Quantum, hola a un nuevo (y vengativo) villano en Skyfall.

En el universo Bond predominan los villanos con ganas de de destruir el mundo y este tipo de villanos molan pero también molan aquellos a los que mueve la sed de venganza. Silva (un afeminado y afectadísimo Javier Bardem, que vuelve a demostrar que lo suyo son los malvados), antes conocido como Thiago Rodríguez, busca venganza contra M, a la que idolatraba y que le dejó vendido a pesar de ser su agente favorito. Al principio de la peli M hace lo mismo con Bond, ordenando a Eve que dispare aunque no tenga tiro claro, tiro que termina dando a Bond que cae al abismo.

Silva, en esa época Rodríguez, no murió después de tomarse el cianuro, pero desfigurado y con el odio creciendo firmemente en su interior se termina convirtiendo en el ciberterrorista más temido del mundo. Bond también sobrevive a la bala y a la caída y aprovecha para desaparecer. El fornicio con una tremenda morena y el beber Macallan en un chiringuito en una paradisíaca playa sudamericana sería un valhalla para todos pero Bond echa de menos la acción y el servir a su país. Como Silva le cuenta a Bond en su primer encuentro, son las dos ratas sobrevivientes, y ya no les gusta el coco, ahora sólo comen carne de rata. Sólo puede quedar una.

Este es el eje central de la historia imaginada por Morgan y finiquitada por Logan. Luego entra en escena Mendes, posiblemente el mejor director que haya dirigido nunca una de 007... y se nota: visualmente es espectacular (destacando los contraluces), los actores están dirigidos con mano firme, el ritmo no decae casi nunca [2] y solventa con nota unas escenas de acción que no desmerecen a la saga en originalidad y espectacularidad. 

A esto le sumamos una banda sonora potente (y clásica) a cargo de Thomas Newman [3], un resurgimiento del sentido del humor marca de la casa (aunque un poco más negro), la rentreé de dos personajes clásicos como Q, convertido ahora en un nerd con pelusilla, y Moneypenny [4] y una infinidad de guiños a las anteriores entregas de la saga, desde el pelazo a lo Max Zorin de Silva al retorno del clásico Aston Martin de la época Connery [5]... algo lógico teniendo en cuenta que estamos en el 50 aniversario cinematográfico del personaje. En total todo termina sumando para dar lugar a un entretenimiento de primer orden y a uno de los mejores Bond de la historia, lo cual no es moco de pavo teniendo en cuenta que la saga ya cuenta con 23 entregas.

Muy recomendable para fans de 007 en particular y para fans de cintas de acción con cabeza en general.



Pd: el tema central de Adele es un pelotazo y queda 100% bondiano en los títulos de crédito.

Nota: 8.5 / 10

Un saludete guap@s.

------------------------------------------------------

[1] En esto tuvo mucho que ver la caída en picado de la calidad de la saga en la época de Pierce Brosnan desde su fantástico arranque con GoldenEye.

[2] Aunque la espera para el climax se hace un poco demasiado larga, todo hay que decirlo.

[3] El habitual David Arnold estaba muy ocupado musicando las ceremonias de apertura y clausura de los JJOO.

[4] El personaje de Naomi Harris es tan claro que va a terminar siendo Moneypenny como que el de Joseph Gordon-Levitt va a terminar siendo Robin en TDKR.

[5] Mi referencia favorita de todas es  cuando Q le dice a 007: '¿Qué esperabas? ¿Un bolígrafo explosivo?', clara y tronchante referencia a GoldenEye.

1 comentario:

  1. Un buen film, pero no sé, me esparaba más, puede que sea cosa de las espectativas. Eso sí grande Bardem y también grande Craig, que parece que nadie lo menciona.

    Saludos.

    ResponderEliminar