6 oct. 2011

Día uno después de Jobs


He tenido a lo largo de mi vida varios productos Apple y en estos momentos soy orgulloso poseedor de un Macbook Pro. A pesar de ello no me considero, ni de lejos, un fanboy de la marca de la manzana, uno de esos que vive las Keynotes como la final de Champions o que hace kilométricas colas cada vez que sale a la venta un nuevo producto.

Sin embargo, admiro profundamente a Steve Jobs, un tipo brillante y visionario, que ha revolucionado durante los últimos treinta años el mundo de la tecnología y los negocios.

Ayer murió Steve Jobs, algo esperado después de las noticias de los últimos meses sobre su estado de salud. Una triste perdida para sus familiares y amigos... y a largo plazo lo será para todos los amantes de la tecnología de consumo: sólo hay que ver la nefasta última Keynote (celebrada hace dos días) para darse cuenta de que Apple parece que ya nunca volverá a ser capaz de sacar cosas tan revolucionarias como el iPod, el iPhone, el iPad o el MacMini y que se enfrenta a una época tan oscura como la que vivió durante los 90s... y ahora Jobs no podrá volver para poner las cosas en su sitio.

Ya era un mito. Ahora se convierte en leyenda.

Descanse en paz.

Un saludete guap@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario