28 sept. 2011

Grandes series malas: Sensación de Vivir

sensacion_01


Después del éxito de crítica y público del anterior capítulo de este serial, dedicado a 'Los Vigilantes de la Playa', toca centrarse en otra de esas grandes series malas que bien se merecen unas palabras. Hoy es el turno de otro clásico de los 90s, 'Sensación de Vivir'. Vayamos al turrón, jóvenes, que hay mucha chicha en torno a esta mítica serie.

El padre de la criatura

A pesar de estar creada por Darren Star (el tipo que luego nos atormentaría con 'Sexo en Nueva York'), 'Sensación de Vivir', el cocacolero título español del original '90210 Beberly Hills', es un producto 100% Aaron Spelling [1]. El bueno y ya fenecido de Spelling, es posiblemente la figura más importante de la televisión norteamericana de los últimos 50 años, habiendo producido entre series, miniseries y tv movies, más de 200 shows, la mayoría de gran éxito entre el público y para practicamente todas las cadenas [2].

Entre estos shows destacan hits como 'Los Ángeles de Charlie', 'Vacaciones en el Mar', 'Dinastía', 'Embrujadas' o 'Siete en el Paraiso' pero el que mejor define su manera de entender la ficción televisiva es, sin duda, esta 'Sensación de Vivir' que puso en marcha contra viento y marea al creer firmemente en el proyecto de Star.

El éxito instantáneo

En un principio la serie, estrenada en el otoño de 1990, se centraba en las aventuras de Brenda y Brandon Walsh, dos jovenes mellizos de Minnesota que se acaban de mudar junto con sus padres a la muy diferente Los Ángeles, en concreto al muy pijo barrio de Beberly Hills. Pronto la serie se va haciendo más coral y poco a poco los secundarios van ganando peso hasta que algunos como Dylan o Kelly adquieren una fama igual o superior a los teóricos protagonistas.



El éxito acompaña a la serie desde el primer momento y se convierte en estandarte, junto a 'Los Simpson', de la joven cadena Fox en su carrera por alcanzar a la santísima trinidad de las networks (NBC, CBS y ABC) en prestigio y audiencias. Este éxito traspasa fronteras y en países como Francia o España (donde fue emitida por Telecinco cuando todavía era visible) las carpetas de las niñas se forran con las fotografías de Jason Priestley, Luke Perry (su personaje Dylan, descaradamente basado en James Dean, se convirtió rapidamente en el favorito) o Brian Austin Green [3] mientras que los sueños de los chicos son ocupados por Shannen Doherty o Jenny Garth.

El apogeo llega en la cuarta temporada donde las cifras de audiencia se disparan hasta los 21 millones de media e incluso la crítica se termina rindiendo al producto de Spelling (algo no muy habitual) recibiendo una nominación al Emmy a la mejor serie dramática a la vez que Jason Priestley conseguía otra a mejor actor. Era 1994 y 'Sensación de Vivir' dominaba el mundo.

La lenta agonía

Pero nada dura para siempre y la caída de 'Sensación de Vivir' empezó ese mismo verano de 1994 con la marcha de Shannen Doherty. La Doherty, con fama de ir de diva por la vida, estaba enemistada con casi todo el resto del reparto y pidió una auténtica millonada por renovar su contrato. Spelling dijo que nanai de la china y ella se marchó echando pestes [4]. Sus (ex) compañeros respondieron y la serie empezó a ser más conocida por las polémicas en las revistas que por sus capítulos en televisión.

sensacion_02 

A esto hay que sumarle la llegada de grandes mitos de la ficción televisiva como 'Expediente X', 'Friends' o 'Urgencias'. Series de gran calidad y éxito que venían a significar que las reglas del juego habían cambiado y el tiempo de 'Sensación de Vivir' había pasado. En la quinta temporada la audiencia cayó 7 millones de espectadores y siguió descendiendo hasta que en su última temporada, ya en el año 2000, sólo obtuvo unos escasos 8 millones de seguidores.

En esas últimas temporadas se incorporó al elenco Tiffany Amber-Thiessen (con i latina, no con ye, no confundir con Carmen Thyessen), la mítica Kelly Kapowski de 'Salvados por la Campana', en el papel de Valerie Malone, otra chica de Minnessota que ocupa el lugar de Brenda y que tiene el dudoso honor de tener la peor y más absurda evolución que ha visto este pollo bloguero [5] en su vida seriéfila. Su descenso a los infiernos es paralelo a la caída en desgracia de la serie, que concluía en su décima temporada y que pasaría a convertirse en todo un mito televisivo y en sinónimo de los 90s catódicos.


Un legado impedecedero

Todo éxito se intenta perpetuar, amplificar y replicar. Esto, en el caso de 'Sensación de Vivir' se tradujo en un spin-off llamado 'Melrose Place', surgido también de la mente de Darren Star, a mitad de camino entre la serie madre (pero con treintañeros) y los culebrones prime time de toda la vida como 'Dallas' o 'Falcon Crest'. La mezcla resulto exitosa y la serie se mantuvo en antena durante siete temporadas y llegó a ser tan popular como 'Sensación de Vivir'.


 
En la segunda temporada de 'Sensación de Vivir' apareció durante un par de capítulos un personaje llamado Jake Hanson, interpretado por el guaperas Grant Show, que fue el que sirvió de nexo de unión con 'Melrose Place', donde era uno de los personajes protagonistas. A lo largo de la coexistencia de las series fueron habituales las apariciones de los personajes de la una en la otra e incluso Kelly, el personaje de Jenny Garth en 'Sensación de Vivir', se convirtió en personaje recurrente de 'Melrose Place' en algunas temporadas, codeándose con algunos de los personajes más legendarios (por su locura) de la televisión como el doctor Michael Mancini o la pérfida Amanda Woodward [6].

Llegó el nuevo siglo y las dos series fenecieron pero, con el revival que vive la televisión, era obvio que iban a resucitar y así ha sido. En 2008 volvió 'Sensación de Vivir' y al año siguiente hizo lo propio 'Melrose Place'. Tengo que reconocer que no he visto ninguna de estas continuaciones [7] pero la escasa repercusión que están teniendo (o tuvieron, que 'Melrose Place' ya fue cancelada) me hace creer que tampoco me estoy perdiendo nada del otro mundo.


Y eso es todo por hoy. El mes que viene, una nueva gran serie mala en este mismo blog para su disfrute y deleite. Nosotros semos asín.

Un saludete guap@s.


[1] Algo que se nota en el tono de la serie, su realización o en el pedazo de enchufe que utilizó para colocar a su hija Tori Spelling en el papel de Donna, a pesar de que esta tuviera el mismo talento interpretativo que Belén Esteban.

[2] Si, también para la pija y gafapastosa HBO: la premiada con un Emmy miniserie 'And the Band Played On'.

[3] Más conocido actualmente como el cabrón que yace junto a Megan Fox por las noches.

[4] Curiosamente Spelling la volvió a contratar para 'Embrujadas' y volvió a abandonar la serie tras la cuarta temporada después de fuertes enfrentamientos con Alyssa Milano. Lo dicho, una tipa conflictiva.

[5] En dura pugna con Spike de 'Buffy', eso si.

[6] Papel por el cual la mítica Heather Lockhart consiguió ser nominada a los Globos de Oro a Mejor Actriz por 4 años consecutivos.

[7] Mucha gente piensa que son remakes pero realmente son series nuevas con nuevos personajes y algunos de los antiguos como secundarios o cameos.

2 comentarios:

  1. Los pelos como escarpias al ver las cabeceras de Sensación de Vivir y Merlose Place macho, jajaja, míticas. A mí se me quedó grabado un final de temporada creo que era, que atracan el Peach Peat (o como quiera que se llamara el bar donde siempre iban), a Brenda le robaban el bolso y eso la traumatizaba, jajaja. En fin, otro gran artículo Kalimero.

    Saludos

    PD: Si se siguen admitiendo sugerencias, ahí va otra, Cosas de Casa, con el gran Urkel... jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Se siguen admitiendo, la apunto :)

    Thanks a lot!!!

    Saludetes

    ResponderEliminar