25 may. 2009

Quentin Tarantino presenta: Hell Ride + Killshot

El bueno de Quentin Tarantino además de dirigir y escribir, a veces produce, distribuye o simplemente presenta pelis de sus amiguetes. Suelo verlas todas (salvo las del lamentable Eli Roth) y las últimas en caer, haciendo más soportable la espera hasta Inglorious Basterds, han sido estas dos:

Hell Ride (Larry Bishop, 2008)

hell_ride


Hell Ride es una especie de homenaje a las pelis de moteros de los años 60 y 70 (con Easy Rider como máximo exponente) pasado por el tamiz del estilo tarantiniano. Sin embargo, Larry Bishop, guionista, director y protagonista de la cinta (la primera desde esa ida de olla de Encantado de Matarte) no es El Gran Hombre y la cosa se queda a medias.

El principal problema de la peli es que su historia es, francamente, una chorrada y además está desestructurada de una manera aparentemente aleatoria que no ayuda en nada a que nos metamos en la misma. Por contra tenemos grandes dosis de violencia, sexo, unos actores divirtiendose al máximo (sobretodo Michael Madsen y Vinnie Jones están desatados), cameos de lujo como los de David Carradine y Dennis Hopper y una banda sonora bastante potable.

Si te encantan las motos y las tarantinadas, seguramente disfrutarás de Hell Ride. Si no es tu caso lo más seguro es que te parezca un bodrio. Sin medias tintas.

Nota -> 6.5 / 10


Killshot (John Madden, 2008)

killshot

Al igual que la gran Jackie Brown, Killshot está basada en una novela de Elmore Leonard. Además los Weinstein son los que han puesto la pasta para la peli y Lawrence Bender es el productor de la misma. Sin embargo el sabor Tarantino es mucho menor que en la anteriormente comentada Hell Ride, algo seguramente debido a que Killshot cuenta con un director de más prestigo (lo que no implica mejor) como es John Madden, nominado al Oscar por Shakespeare Enamorado, que le habrá imprimido su toque personal.

La historia nos cuenta como una pareja con problemas, interpretada por Thomas Jane y Diane Lane, se cruza por casualidad en el camino de dos matones que a su vez huyen de la mafia. Precisamente, frente a la sosa actuación de la pareja protagonista, son estos matones interpretados por el redivido Mickey Rourke y un Joseph Gordon-Levitt que sigue su lucha por dominar el mundo, lo mejor de una cinta a la que le falta ritmo (toda la parte central es bastante aburrida) y le sobra frialdad.

En definita, Killshot es una entretenida película de gangsters pero a la que le falta chispa y a la que se le nota que podía haber dado mucho más de si.

Nota -> 7 / 10

Un saludete guap@s.

3 comentarios:

  1. Dos petardos que te has tragado porque eres un apasionado del cine y nos quieres hacer esperar con tu novela.

    Pero sí, hay ganas de ver Inglorious Bastards :P

    ResponderEliminar
  2. LAs chorradas se le permiten a Tarantino.. ¿y lo grande que va a ser Machete que? :P

    ResponderEliminar
  3. Rafilla: no son maravillas pero tampoco truños... he tenido cuatro dias libres y había que rellenar el tiempo xD

    Adri: ufff, soy muy fan de Tarantino pero no tanto de Robert Rodriguez. A ver si nos vamos a arrepentir de que haya pasado de trailer a película cuando la veamos :(

    Saludetes.

    ResponderEliminar