2 sept. 2014

Guardianes de la Galaxia

GUARDIANES DE LA GALAXIA (Guardians of the Galaxy, USA 2014)
Director: James Gunn
Guión: James Gunn
Reparto: Chris Pratt, Zoe Saldanha, Lee Pace, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Karen Gillan, Benicio del Toro, Michael Rooker
Duración: 121'

Habíamos quedado en que los blockbusters de esta temporada serían reseñados en mi cuenta de Letterboxd y recopiladas en este post pero Guardianes de la Galaxia se merece un post para ella sola, eso es así


El sentido de la maravilla. Esa capacidad cuasi-divina de algunas personas de crear mundos e historias tan maravillosos y epatantes que son capaces de sublimar nuestra imaginación y conseguir que olvidemos todo lo demás mientras estamos inmersos en ellos. Algo indispensable en los tiempos que corren pero que sin embargo es despreciado y ninguneado por muchos. Estos cínicos hipsters de pacotilla son tipos de esos que parece que hubieran nacido con la mili ya hecha y una carrera en el zurrón, de esos que follan por hacer una muesca más a su fusil y no porque sea la segunda experiencia más maravillosa que el ser humano pueda disfrutar. En un lado de la balanza estos oscuros personajes de corazones negros como el carbón. Del otro los Spielberg, Lucas, Verne, Dahl, Simmons o Zemeckis. Y James Gunn.

Gunn, un tipo con un curriculum escueto (la guarrindonga Slither, la macabra Super y los guiones de las nefastas versiones de carne y hueso de Scooby Doo [1]), parecía que había sido elegido para escribir y dirigir Guardianes de la Galaxia por ser amiguete de Joss Whedon o porque ningún otro director de más nombre se atrevía a llevar a puerto una space opera de proporciones épicas protagonizada por oscuros personajes secundarios del Universo Cósmico de Marvel. Sin embargo Gunn nos ha entregado el que posiblemente sea el mayor y mejor entretenimiento cinematográfico en muchos años (concretamente desde una cinta tan distinta a esta como El Caballero Oscuro).

En los primeros quince minutos de la cinta, el tiempo justo que tarda el aire acondicionado del cine en desearte haber cogido esa rebequita que siempre te recuerda tu madre, el director y guionista te ofrece ya todo lo que tiene que ofrecer una dosis de escapismo de calidad de la vieja escuela pero con la tecnología punta de hoy en día: emoción, raptos, bailes, chistes malos, canciones ochenteras, exóticos planetas lejanos, naves espaciales con nombre de mitos eróticos, simpáticos crápulas, malvados de opereta, peleas arrabaleras, torpes intentos de ligoteo, referencias por un tubo, animalitos terriblemente enfadados... y los personajes protagonistas todavía ni han llegado a Kril, la cárcel espacial de máxima seguridad donde deciden unirse por motivos prosaicos y convertirse en los más improbables Guardianes de la Galaxia que la galaxia misma hubiera imaginado nunca y vivir una aventura de esas que ya pensabas que no ibas a volver a vivir. 

Desde luego que tendrá sus fallos, sus problemas pero me dan igual porque viéndola te entran ganas de procrear y poder verla junto a tu hijo. Y es que en este tiempo de recortes, mezquindad, guerra, tetas de goma, batidos de proteinas y canciones de Bisbal, cosas a las que no quieres que la sangre de tu sangre se tenga que enfrentar, Guardianes de la Galaxia te hace recordar que todavía hay posibilidad para los héroes y que nosotros mismos podemos serlo. Porque todos somos Groot, todos somos Kevin Bacon.

En definitiva, gracias Mr. Gunn.






Nota: 10 / 10

Un saludete, guap@s

-----------------------------------------------------------

[1] Bueno, también es responsable de esto, que es muy grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario