20 nov. 2013

Dos años negros

 
Dos años ya. El 20 de Noviembre de 2011 Mariano Rajoy ganaba las elecciones generales con una perturbadora mayoría absoluta. Nos temíamos que nos íbamos a cagar pero la diarrea ha sido mucho más violenta todavía de lo esperado. Estamos en el peor momento de la actual época democrática en España... y lo peor es que nos quedan otros dos años por delante.

Apoyándose en la tremenda crisis en la que estábamos metidos y esa mayoría absoluta sólo explicable por el típico borreguismo español, el PP se ha quitado la careta de centro y se ha visto fuerte para hacer la política que siempre han querido: la sanidad, la educación y la justicia para el que pueda pagársela. Mientras, el resto a callar... y si no, palos, porque estamos en un estado policial que poco tiene que envidiarle al que teníamos con el caudillo.

Pero todo esto, estos tremendos recortes en nuestros derechos, sería soportable si por lo menos hubieran atajado el problema del paro. Sin embargo nada, teníamos 5M de parados y ahora tenemos 6M. Normal teniendo en cuenta que las únicas políticas que se han aplicado en este terrenos han sido para beneficiar a los grandes empresarios, para que sigan con su opíparo festín mientras España se convierte en un yermo.

Y todo esto con el equipo de gobierno más impresentable jamás imaginado. Desde el mudito Rajoy al ocurrente de Wert pasando por el risueño de Montoro, la corrupta de Ana Mato o esa espectacular dupla Fátima Báñez / Virgen del Rocio que llevan con mano de hierro el Ministerio de Trabajo. Un Consejo de Ministros de chiste que cada viernes nos recorta un poquito más el oxígeno para vivir, lo cual no tiene ni puta gracia, la verdad.

Y lo hacen porque pueden, porque con su mayoría absoluta y nuestra pasividad, ni los tremendos escándalos de corrupción en los que están inmersos (no olvidemos que este es un gobierno de un partido que durante años se ha estado financiando como una organización mafiosa del Chicago de los años 30 a costa de todos los españoles) les hacen mella. Siguen a lo suyo y que nos den.

Pero lo peor es que no hay alternativa: el PSOE es un cadáver (y por mucho que ahora se hagan llamar Socialistas, cada vez son menos socialistas y menos de izquierdas), UPyD es el mismo perro con collar de color rosa, IU está anticuada y dinosaurios como Aznar y Esparanza Aguirre amenazan desde la sombra. Un panorama como pensarse muy seriamente lo de irse para no volver en mucho tiempo.

Negro, muy negro todo.


Un saludete, guap@s.

2 comentarios:

  1. Anónimo5:28 p. m.

    'Apoyándose en la tremenda crisis en la que estábamos metidos y esa mayoría absoluta sólo explicable por el típico borreguismo español.'

    ¿Y a quién podíamos votar? ¿Al PSOE, con ZP a la cabeza, negando tercamente hasta el minuto previo a que lo sacaran a rastras de la Moncloa que hubiera una crisis en España? ¿A los ultracentristas de UPyD? ¿A una IU que vive en una especie de burbuja ideológica que hace que la Comuna de París parezca el colmo del buen gobierno? ¿A unos nacionalistas vascos y catalanes que venderían a sus propias madres a cambio de más competencias para sus feudos? Los jubilados votaron al PP, como siempre, el resto se quedó en casa porque ya estaban hasta los cojones de que los socialistas se rieran de ellos; y claro, pasó lo que pasó...

    ResponderEliminar
  2. Unas promesas electorales totalmente de ciencia-ficción -> casi diez millones de votos. Si aquí, amigo anónimo, no hubo borreguismo, ya me dirás tú que pasó....

    ResponderEliminar