18 dic. 2012

Reseña: El Hobbit: Un viaje inesperado

THE HOBBIT: AN UNEXPECTED JOURNEY (El Hobbit: Un viaje inesperado, USA 2012)
Director: Peter Jackson
Reparto: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Ken Stott, Andy Serkis, Sylvester McCoy
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson, Guillermo del Toro
Duración: 169'


En un agujero en el suelo, vivía un hobbit

Hace 9 años ya (cómo pasa el tiempo, copón) de la última visita a través de la pantalla de cine a la Tierra Media [1]. Desde entonces siempre he imaginado como serían escenas tan míticas como la llegada de Gandalf y los enanos a la casa de Bilbo, la pelea con los trolls o el primer encuentro entre Gollum y Bilbo (¿Qué... tengo... en mi bolsillo?) plasmadas también en celuloide. Son de los momentos más memorables de El Hobbit, la novela de aventuras juvenil que fue el germen de El Señor de los Anillos, la obra cumbre de John Ronald Reuel Tolkien (y por qué no decirlo, de la literatura occidental contemporánea). 

Después de muchos años de dimes y diretes Peter Jackson, el ex-orondo cineasta neozelandés, por fin se ha dignado a llevarnos de vuelta a esa Tierra Media ya casi tan suya como de Tolkien. Ha cogido la historia contada en El Hobbit más otras muchas historias que sucedieron en la misma época y que fueron contadas en ESDLA, en los Apéndices o en diversas recopilaciones de relatos, ha rodado casi nueve horas de película y la presenta troceada en tres partes para maximizar la rentabilidad de un retoño que no ha sido precisamente barato... y maximizar también el disfrute del fan siempre, eso si, que este sepa lo que vaya a ver.

Y es que Jackson no arriesga [2] y da lo que promete: impresionantes vistas de su Nueva Zelanda, dosis de humor para todos los públicos, acción desatada y entretenimiento de gran calidad durante tres horas. Sí, sigue teniendo problemas con el ritmo y hay partes de la trama que resultan muy aburridas porque simplemente se están colocando las piezas para lo que está por venir, pero, ¿qué más da? Tenemos a Howard Shore volviéndolo a petar con una BSO legendaria, a un casting muy bien elegido (Martin Freeman es la viva imagen que yo tenía de un hobbit mientras leía por primera vez ESDLA), a Weta de nuevo llevando los efectos digitales a un nuevo nivel, a mis escenas míticas plasmadas a la perfección y a Ian Holm, Elijah Wood, Cate Blanchett, Christopher Lee y Hugo Weaving en unos estupendos cameos. Poco más se puede pedir, la verdad.

Las críticas están siendo bastante duras [3] pero lo cierto es que a mi me ha gustado bastante y, lo más importante, me ha dejado con tremendas ganas de ver las otras dos entregas ahora mismo y eso creo que es lo más importante en la primera parte de una trilogía.

Pd: la he visto en 2D normal (en VOS, eso si), habrá que probarla en 3D y a 48 fps para comprobar si es la experiencia única que prometía Peter Jackson... maldito barbudo, ¡cómo me hace aflojar pasta!

Nota: 8 / 10

Un saludete, guap@s.

-----------------------------------------------------------

[1] Recuerdo que vi El Retorno del Rey a las 11 de la mañana el día de su estreno, pocos la vieron antes que yo.

[2] Aunque embarcarse en una producción tan mastodóntica como esta no deje de ser en si mismo un riesgo.

[3] Me recuerdan un poco a las de El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace: críticas que se ensañan con lo que antes les parecía fenomenal. Ganas de llamar la atención llamo yo a eso.

2 comentarios:

  1. A mí me ha pasado igual. Salí encantada (diosmio, Martin Freeman es TOTALMENTE un hobbit! esto él lo sabía? o_O) y no entiendo a la gente que se está ensañando con ella, la verdad. Es parte de un todo, y lo mismo no te cambia la vida, pero es muy disfrutable.

    Y es muy guay volver a tener navidades en la Tierra Media :D

    ResponderEliminar
  2. Claro que si! Y en las de 2013 y 2014 más :)

    Besicos!

    ResponderEliminar