19 may. 2015

Juego de Tronos. 5x06. Unbowed, Unbent, Unbroken


Warning! Achtung! ¡Cuidado! Spoilers doblegados y rotos del 5x06 de Juego de Tronos y de lo publicado hasta ahora de Canción de Hielo y Fuego

Primer vistazo

La cosa se empieza a poner caliente, se nota que el final se acerca y que la maquinaria ya está bien engrasada. En este 'Nunca doblegado, nunca roto' tenemos una boda (con su encamamiento correspondiente), un juicio, peleas diversas, algunas revelaciones y muchas, muchas mentiras. En definitiva, muchas cosas (aunque no tantas como para que esta temporada termine enjugando tanto Festín de Cuervos como Danza de Dragones, a mi parecer) que pasamos a detallar a continuación con nuestro rigor y gracejo habitual.


Al detalle

- Arya sigue lavando cadáveres y sigue siendo Arya. No está preparada para ser nadie pero si para ser otra persona. ¿Quién? Pues vete tú a saber lo que nos tienen preparado Benioff y Weiss.

- En el camino Arya se lleva una buena somanta de tollinas de Jaqen y nosotros confirmamos lo que ya intuíamos desde la temporada pasada: con El Perro había más amor que odio realmente.

- Te echamos de menos, Perro, por cierto.

- Sansa se casa por segunda vez. Y esta vez si hay encamamiento y es una de las escenas más desagradables de la historia de la serie... una serie no exenta de momentos desagradables por cierto. Y eso que pasa fuera de cámara. El poder de lo sugerido en la fiesta de lo explícito.

- Antes de ese trance Sansa tiene tiempo para tirar de galones y darle un ¡zas, en toda la boca! a Myranda, la hija del perrero y alma gemela del encanto de Ramsay.

- Por cierto, que bien que Sansa sustituya a la "fake Arya" de los libros pero, ¿no sigue casada con Tyrion? A ver si la van a demandar por bigamia o algo.

- En Invernalia se va a liar (aún más) gorda. Stannis viene por el Norte (como en los libros) y ahora Meñique va desde el sur con el beneplácito de Cersei. Lo único que pide el señor de Los Dedos a cambio de recuperar la ciudad norteña es el título de Guardian del Norte... un título que está más codiciado que el Balón de Oro, virgen santa.

- Vuelve La Reina de las Espinas y tiene una reentré a lo grande: llamando zorra a Cersei. Salva de aplausos.

- Pero Cersei siempre gana (o casi siempre) y el juicio que el Gorrión Supremo le hace a Ser Loras termina con con el joven efebo encarcelado y Margaery, de propina, también. Tommen más pasivo imposible.

- Sin embargo la mirada de Lady Olenna vaticina que los días de gloria de Cersei van a terminar pronto y la vamos a empezar a ver pasar las fatigas que todos los que hemos leído los libros esperamos.

- Fatigas las que está pasando también Tyrion: cuando parece que ya tiene controlado a Ser Jorah aparecen los esclavistas y le quieren cortar el pene. Puta vida, tete. Por suerte su labia vuelve a salvarle el pellejo.

- Curioso que los esclavistas sean negros.

- ¿Qué propiedades mágicas tendrá el pene de enano? ¿Será exfoliante como la baba de caracol?

- Y por fin acción en Dorne. Eso sí, la batalla por Myrcella, a pesar de contar con los refuerzos de Jaime y Bronn, resulta algo descafeinada al lado de la carnicería de la novela. Poca sangre pero el Alcazar sevillano en todo su esplendor, eso sí.

- Esta vez Dorne sí pero en cambio nos quedamos sin Muro (que es donde va la trama más retrasada) ni Mereen. Ya sabemos por donde irán los tiros la semana que viene...

- Y para terminar, un par de links: una divertidísima reseña del capítulo en el Vancouver Observer (uno que es un tipo internacional) y un gráfico con las equivalencias entre capítulo de Juego de Tronos y capítulo de Canción de Hielo y Fuego.


La frase

Hediondo, te he dicho que mires. Tú conoces a Sansa desde niña. Ahora la verás convertirse en mujer.

Ramsay Nieve Bolton


Un saludete, guap@s

No hay comentarios:

Publicar un comentario