14 ene. 2012

Drive

drive-poster

¡Cuidado! Warning! Achtung! Spoilers con sintetizadores

El Conductor llega puntual al sitio acordado. Coloca su reloj de pulsera alrededor del volante y empieza la cuenta atrás. Va a esperar 5 minutos a los ladrones. Es ajustar demasiado y cuando empiezan la huida del lugar del hurto, la policía ya ha identificado el vehículo: un Chevy Impala. Por suerte es un coche muy común (el más común en California) por lo que El Conductor decide no empezar una huida a toda mecha sino jugar a un tenso gato y ratón con la policía. Parece que el juego está perdido por lo que El Conductor decide meterse en el aparcamiento del Staples Center (donde acaba de terminar un Lakers - Clippers) y, ante la atónita mirada de los ladrones, aparcar y salir andando tranquilamente entre la multitud mientras la policía se echa encima del vehículo.

Lo narrado en el parrafo anterior corresponde a la secuencia precréditos de Drive y sirve de ejemplo perfecto para lo que es el resto de la película: una historia sencilla y ya vista con anterioridad [1] pero que termina siendo algo diferente e, incluso, sorprendente. Se trata de la primera aventura americana (y primera que se estrena en cine en España) del director danés Nicolas Winding Refn y sin ser ninguna obra maestra sí es de esas películas icónicas que perduran durante mucho tiempo en la conciencia colectiva.

La película cuenta con cuatro protagonistas claros: Ryan Gosling en el papel de El Conductor, Los Ángeles, las explosiones repentinas de violencia y la música. Gosling, un muy buen actor que normalmente suele elegir bastante mal sus papeles, borda un personaje que en apariencia es sencillo (robótico, insensible, de expresión única, parco en palabras) pero que en el fondo es de extrema complejidad ya que desde su primera aparición (apoyado en la ventana hablando por teléfono con la ya mítica chaqueta del escorpión calada) se nota que el director (y el guionista [2]) quiere convertirlo en mito. Así Gosling pone media sonrisa torva y mondadientes donde Clint Eastwood ponía mueca de desagrado y cigarro... y sale triunfador.

El resto del reparto cumple, en especial un Albert Brooks alejado de la que uno espera de él (y cuya nominación al Oscar se da casi por segura). También lo hacen Bryan Cranston, Oscar Isaac [3], Christina Hendricks y Ron Perlman. Tampoco se puede desdeñar a Carey Mulligan (y sus caritas de quiero y no puedo tirármelo) como la vecina y desencadenante Irene, aunque la verdad es que la talentosa chica parece haberse encasillado algo en ese papel de chica pavisosa.

El segundo protagonista de la peli es la ciudad de Los Ángeles. Refn, desde los mismos ochenteros títulos de crédito, muestra una L.A. nocturna que no parece de este mundo sino compartir el mundo de las películas de Michael Mann, las novelas de Brett Easton Ellis [4] o incluso del Mulholland Drive de David Lynch (parece que en cualquier momenta pueda aparecer Rebekha del Rio y marcarse una tonadilla). Muchas veces nos obnubilamos con Nueva York pero esta peli nos recuerda lo magnética que puede ser esta ciudad... y más si va acompañada de una música adecuada.




Y es que la banda sonora de Drive es de esas que se te quedan grabadas por lo bien que casan con lo que estas viendo. Con otra música hubiera sido otra peli distinta, mejor o peor, pero distinta. La música incidental es de Cliff Martínez [5] y su caracter ambiental y el uso de sintetizadores le da un toque ochentero que resulta muy apropiado. Sin embargo es en las canciones adicionales donde Winding Refn se revela como uno de esos directores como Tarantino, Cameron Crow o Zach Snyder con una sensibilidad especial para elegir canciones ajenas y que encajen como un jodido guante en las escenas elegidas. ¿O es que esos títulos de crédito con tipografía horrible y color hortera serían lo mismo sin la música de Kavinski

Grupos y djs franceses e italianos de sensibilidad ochentera (muy en plan M83, por ejemplo) jalonan las escenas más relevantes [6] entre las que se encuentran, como no podía ser de otra forma, esas tremendas explosiones de violencia que surgen como erupciones volcánicas en medio de una narración parsimoniosa, casi contemplativa (destacando, sobre todo, la tremenda escena del ascensor, que es La Escena de la película y, si me apuras, La Escena del año [7]). Pero incluso aquí, el amigo Nicolas Winding Refn resulta imaginativo y si toda la recta final de la peli resulta feroz y sangrienta, para el enfretamiento final entre El Conductor y Bernie Rose recurre a... bueno, mejor no spoilear tanto, ¿no?

En fin, que me alargo demasiado, una de esas pelis que hay que ver, como León u OldBoy, porque ofrece algo diferente a lo que estamos acostumbrados en el cine de acción o thriller. Una peli a la que este montón de líneas no le hacen justicia, por lo que quizás quieras leer otras reseñas:


driveposter1


Un saludete, guap@s.

Pd: sí, me he dado cuenta de que no he puesto nota...



[1] La historia viene a ser la misma que la del célebre western Raíces Profundas y la del remake inconfeso que de esta hizo Clint Eastwood, El Jinete Pálido.

[2] El iraní Hossein Amini, guionista también de Las Cuatro Plumas, Killshot y una de las dos pelis sobre Blancanieves que se van a estrenar en 2012.

[3] Su personaje se llama Standard... ¿qué clase de nombre es Standard?

[4] Ya se que las novelas de Easton Ellis están llenas de pijos de clase alta que no aparecen por ninún lado en Drive pero no se, desprenden un aroma como de ser la otra cara de la moneda del mismo universo. No se si me explico...

[5] Que en su juventud, antes de dedicarse a las bandas sonoras, fue batería en los dos primeros discos de Red Hot Chilli Peppers.

[6] Aunque para una de las más importantes recurre a un baladón procedente de una ignota peli italiana de los 70s en un recurso ante el que no se puede hacer otra cosa que aplaudir.

[7] Muchos se quedarán con que el ascensor tarda más de dos minutos en bajar desde una cuarta planta hasta el aparcamiento, pero son el tipo de gente con lo que no deberías juntarte.

2 comentarios:

  1. Muy buena reseña, como de costumbre.

    "Drive" está entre lo mejor del 2011, una peli distinta, ochentera, muy cercana a Michael Mann y con la mejor banda sonora del año. Nominación para Nicolas Winding Refn ya.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!!

    No creo que haya nominación para Refn pero al ser 10 las pelis nominadas, puede que Drive si que esté.

    Pd: y Gosling, Brooks, Martínez y el camarógrafo lo estarán también

    Saludetes!!!

    ResponderEliminar