11 jul. 2009

Concierto: U2 en Barcelona

El escenario

Hace ya más de una semana pero todo está tan vívido en mi cabeza que parece que hace sólo unas horas haya salido del Camp Nou. U2 es mi grupo favorito desde que tengo desarrollado un cierto gusto musical y ver a estos cuatro señores irlandeses era mi gran sueño musical. Por distintos motivos no pude hacerlo ni en 1998 ni en 2005 pero el 2 de Julio de 2009, en el estadio del Barça pude tomarme mi merecida revancha.

Llegamos al recinto un poco después de las siete de la tarde. Vagueamos un poco viendo el ambiente (no, ambientazo) y para las siete y media entramos al estadio. Acopio de camisetas y cerveza fresquita (y cara) y rumbo a nuestras localidades en uno de los fondos (concretamente en el que estaba detrás del escenario). Toda la pista, bueno, toda la pista que no estaba ocupada por el inmenso, espectacular y aparatoso escenario, estaba ya repleta de gente pero en las gradas practicamente no había nadie.

Camisetas, oiga

Para cuando a las ocho y media en punto aparecieron los teleneros Snow Patrol en el escenario ya había bastante más gente en las gradas pero todavía se veía mucho cemento. Los Snow Patrol no me emocionan nada pero la verdad es que estuvieron bastante bien en los 50 minutos que duró su actuación. Mucho menos sosos que lo que me imaginaba y bastante comunicativos con el público. Chasing Cars y Close your Eyes sonaron realmente bien.

Como curiosidad comentar que a alguien se le ocurrió ondear una bandera española y el realizador tuvo la brillante idea de mostrarla durante bastante tiempo en la (mega) pantalla gigante. Sonora pitada al canto.

Cuando los Patrol terminaron, el Camp Nou estaba practicamente lleno y se notaba cierta tensión e impaciencia (yo, en concreto, estaba atacado de los nervios). A las diez, con puntualidad británica irlandesa, se apagaron las luces y Bono, The Edge, Adam y Larry aparecieron sobre el escenario. Empezaba el show.

Empezando el concierto

Me sorprendió que fuera Breathe la encargada de abrir el concierto (me había negado a escuchar cualquier cosa del primer concierto ni de los ensayos previos). Sin embargo, sonó bastante potente. Le siguieron otros tres temas del último disco: la homónima No Line on the Horizon, una Get On Your Boots que gana mucho en directo y la fantástica Magnificient, que empastó perfectamente con ese himno que es Beautiful Day. Para entonces Bono y The Edge ya se habían quitado la timidez del principio y correteaban como niños por la pasarela circular.

Luego llegó el turno de una pequeña parte ochentera con I Still Haven't Found What I'm Looking For y la segunda sorpresa del concierto, la olvidada Desire. Al final de esta, como homenaje a Michael Jackson, buen amigo de Bono, encadenaron dos trozitos de Billie Jean y Don’t Stop ‘Til You Get Enough.



La parte ochentera concluyó con Party Girl, donde Bono, como en los viejos buenos tiempos, subió a una chica al escenario (la más fea del público xD), bailó con ella, arrimó un poco la cebolleta (pero sólo un poco, que es un señor casado) y bebieron cava. Luego vuelta a este siglo con otra sorpresa como Electrical Storm y una Unknown Caller acompañada de un curioso karaoke.

Después de la énesima declaración de amor de Bono a la Ciudad Condal se apagaron las luces y cuando estas volvieron junto los primeros acordes de The Unforgettable Fire nos quedamos con la boca abierta: la pantalla se había desplegado y llegaba hasta un poco por encima de las cabezas de los músicos. Con este despliegue (nunca mejor dicho) tocaron también otra de las sorpresas, City of Blinding Lights.

Pantalla desplegable

Cuando Bono gritó 1, 2, 3... 14 y arrancó la poderosa Vertigo, la pantalla volvió a su posición natural. Fue una de las mejores de toda la noche. Luego llegó otro de los grandes momentos de pirotecnia con un remix muy a lo Discotheque de I'll Go Crazy con Larry Mullen a los bongos y las jetas de los cuatro de Dublin amenazantes en la pantalla.

Una vez apagadas las luces discotequeras volviamos de nuevo a los 80s con Sunday Bloody Sunday y Pride (In The Name of Love) del tirón y sin anestesia. Con Sunday Bloody Sunday realmente parecía que el estadio se caía. Tremendo. Luego tocaron MLK, otra que no me esperaba y que servía para inaugurar el tramo político del concierto que contó con Walk On, canción dedicada a la activista birmana Aung San Suu Kyi (decenas de personas aparecieron sobre la plataforma con caretas de ella), y con un vídeo de un sacerdote sudafricano hablando de lo bueno que puede ser el ser humano.

Tipos duros

Parecía que este vídeo (que no fue tan espectacular como la conexión con la Estación Espacial Internacional del primer concierto, que se le va a hacer...) iba a enlazar con One pero no, empezó a sonar Where The Streets Have no Name. Ya después si que le tocó el turno al gran himno de Achtung Baby, que sirvió de despedida.

No nos había dado tiempo a gritar aquello de "otra, otra" cuando en medio de la oscuridad y con trajes forrados de leds luminosos volvieron a aparecer en escena para dejarnos Ultraviolet y With or Without You (hubo un momento del concierto en el que llegué a temer que no la tocaran) como bises y volverse a meter para camerinos.

El mayor espectaculo del mundo

Esta vez tardaron más pero de nuevo volvieron a escena, ya con las luces totalmente encendidas de nuevo, para volver a tocar I'll Go Crazy, esta vez en versión normal, y terminar con Moment of Surrender, el baladón de No Line On The Horizon. Una elección tan sorprendente como la de abrir con Breathe, quizás podían haber terminado con algún clásico, pero de todas formas dejó con buen sabor de boca.

Eran cerca de las doce y media cuando las casi 100000 personas empezamos a desalojar el estadio después del show. Para muchos había sido sólo un (espectacular) concierto. Para otros, una experiencia que llevabamos muchos años esperando. Repetiré. Lo prometo.

Pd1: grabé muchos más vídeos pero mi lamentable pulso hace que sólo el que he puesto sea visible.

Pd2: el primer concierto en My Lost World. El segundo en Libros de Babel.

Un saludete guap@s.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por enlazarme!
    Yo el primer concierto lo disfruté como un enano pero como ya comenté, hubo varios fallos técnicos y el repertorio me pareció poco acertado (en ocasiones) y muy descafeinado. Digamos que el grupo quedó ensombrecido por todo el armatoste visual que llevaban, que fue una pasada. Que terminen con Moment. no me gustó y eché en falta Party Girl y Electrical Storm que tú tuviste el lujo de disfrutar. Ah! y hace 4 años estaban más animados pero son U2 y se disfruta como si fueses verlos por última vez.
    El momento remix de I'll Go Crazy no me gustó, prefería la versión normal....
    Es lo que tiene ser un friki de un grupo así jejeje.

    Por cierto, estabas muy cerca de donde yo estuve en el primer concierto!

    ResponderEliminar
  2. Gracias también por el enlace, aunque debo aclarar que el post en cuestión es básicamente una sucesión de vídeos porque, francamente, no sé que escribir. Me gustó tanto y lo pasé tan bien (era mi primera vez también con los irlandeses) que no sé cómo transmitir todas las sensaciones de aquella noche.

    Por ahí hay algún que otro purista que los pone a parir, pero yo sin duda coincido contigo. No sé si es el mayor espectáculo del mundo, pero sí que es el mayor en el que yo haya estado, y estoy deseando repetir :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Te odio ¬¬
    y encima con Snow Patrol de teloneros..
    ... y ese escenario..

    ... ARG!

    ResponderEliminar
  4. No me déis las gracias por enlazar, es mi deber como blogger xD

    vertigo: a mi el remix me encantó, a ver si lo sacan en alguna cara b o disco de rarezas.

    mninha: lo mismo el concierto fue una mierda pero yo no soy obejtivo... ni quiero serlo xD

    Adri: mañana despues de ver a Metallica seguro que me odias menos xDD

    Saludetes.

    ResponderEliminar