22 ago. 2013

Pacific Rim

PACIFIC RIM (Pacific Rim, USA 2013)
Director: Guillermo del Toro
Guión: Travis Beacham, Guillermo del Toro
Reparto: Charlie Hunnam, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Ron Perlman, Max Martini, Burn Gurman, Clifton Collins Jr, Santiago Segura
Duración: 131'


De pequeños a todos nos gusta coger a nuestros juguetes más grandes y hacerlos pelear mientras bufamos y soñamos tramas épicas y valerosas. Luego crecemos y tenemos dos opciones: la primera es dejar atrás ese niño fantasioso, como hacen los políticos o los hipsters; la segunda es guardarlo en un sitio calentito junto al corazón y sacarlo siempre que puedas y/o te dejan. Yo soy de esta segunda clase de gente, Guillermo del Toro también. Los dos somos frikis y estamos gordos pero mientras yo holgazaneo, el mexicano ha conseguido sacarle 200 millones de dólares americanos a los señores de la Warner (más de lo que les saco Christopher Nolan para El Caballero Oscuro) y ha convertido esa batalla juguetera infantil en Pacific Rim, un blockbuster con todas las letras.

Adoremos a Guillermo del Toro porque con él nada nos falta.

Los críticos, los gafapastas, las crepuscolocas, los cuñaos o las amas de casa odian Pacific Rim (o la odiarían si la vieran, porque la mayoría ni se habrán dignado a hacerlo). Es normal, pertenecen al primer grupo, a aquel que, como el Peter Pan de Hook [1], había decidido olvidar entre otras muchas cosas que robots gigantes a torta limpia contra monstruos gigantes es lo mejor del mundo... bueno, eso y un vaso calentito de leche con galletas. Pero da igual porque Del Toro ha hecho una película para él y para los que son (somos) como él. Y no defrauda. ¿Cómo podría hacerlo?

Basicamente lo que Del Toro y su guionista pergeñan es un Neon Genesis Evangelion sin toda la parafernalia metafisica y cristiano-freak del amigo Hideaki Anno, es decir, se quedan con la acción, el entretenimiento, el desfase. Lo que allí eran Evas y Ángeles aquí son Jaegers y Kaijus, los pilotos ahora se llaman Raleigh, Mako o Chuck en lugar de Shinji, Rei o Asuka y la figura paternal-intimidadora del profesor Ikari ahora lleva el bigotito y los andares de Idris Elba.

A todo esto Del Toro y Beacham van añadiéndole cosas que molan como si se tratara de un salmorejo: espadas gigantes, traficantes de órganos de monstruos, científicos locos, referencias a Aliens o Star Wars, Ron Perlman, discursos inspiracionales, partos monstruosos, Hong-Kong, el fondo del mar (matarile rile rile), la chica japonesa con los ojos más grandes de la que se tenga constancia, escena post-créditos totalmente badass, la deriva...

Y si este salmorejo se queda en "increíblemente bueno" en vez de en "obra maestra" se lo debemos a tres nombres propios. El primero es Charlie Hunnam, al que le falta todo el carisma del mundo para protagonizar una cinta como esta. El segundo es el de Ramin Djawadi, el compositor de Juego de Tronos y que, sorprendentemente, se marca unas partituras sosas, sin la fuerza requerida. El tercero y último es el de Zack Snyder y es que, después de la orgía de destrucción que es la parte final de El Hombre de Acero, ni siquiera robots y monstruos gigantes dándose de tollinas resulta todo lo impresionante que podría haber resultado.

En cualquier caso, estos pequeños fallos o defectos no impiden que estemos hablando del más satisfactorio de los blockbusters que llevamos este año y del film de culto más obvio que ha surgido desde Drive. Aún así la taquilla no está siendo muy benevolente [2] y seguramente no volvamos a ver a Jaegers y Kaijus en pantalla grande en mucho tiempo... aunque espero que si en otros medios como el cómic o, incluso, la televisión. De ilusión también se vive, ¿no?



Puntuación: 9 / 10

Un saludete, guap@s.

------------------------------------------------

[1] Reivindiquemos ya de una vez Hook, ¿no? 

[2] Obvio si volvemos a los dos primeros párrafos de este post.

12 ago. 2013

A los ricos covers. Hoy: I Love It

Seguimos recopilando versiones de los temas que más están pegando este verano. Hace unas semanas fue el Get Lucky de Daft Punk y hoy le toca el turno a I Love It de las suecas Icona Pop, sin duda la sorpresa musical de este Verano 2013 y que está dando lugar a versiones muy curiosas. Vamos al turrón:


Empezamos con Florence Welch y una versión en acústico junto a un señor negro con bigote y gorra. No es para bailar pero demuestra que esta señora puede cantar lo que le de la gana.


Titus Andronicus (el grupo, no la obra de Shakespeare) se marcan una versión guitarrera del I Love It que, si bien no se parece mucho al original, la verdad es que mola mucho.


Los personajes de Barrio Sésamo siempre han sido muy dados a las versiones de los temazos del momento. Esta vez el turno le ha tocado a nuestro glotón amigo Triqui, que adapta la canción a su pasión por las galletas dando lugar a Me Want It (But I Wait). Divertidísimo.


Si hay otro tema que lo está petando este verano junto a Get Lucky y I Love It es el Blurred Lines de un tal Robin Thickle (aquí la épica versión NSFW de su videoclip). Pues bien, el señor Thickle se marca una versionzaca soul del hit de las suecas. Espectacular.


No sólo de versiones vive el hit, también de remixes y este que se marcan los Cobra Starship es realmente brutal y sudoroso, como debe de ser.


No entiendo el éxito de Mario Vaquerizo en particular ni el de su grupo de playback Las Nancys Rubias en general. Pero esta versión en español llamada Me Encanta la verdad es que no está mal y su videoclip supone el primer trabajo audiovisual de Alejandro Amenabar desde Ágora, que ya le vale.

Pd: y claro, el original:



Un saludete, guap@s.

8 ago. 2013

Madrid. Año 3

Hoy se cumplen tres años del mayor cambio que he dado en mi vida, el de venirme a Madrid procedente de Martos, el de dejar atrás la zona de confort (con 28 años, ya me vale) para intentar comerme la gran ciudad. Los dos aniversarios anteriores los he celebrado con sendos posts recopilatorios de las fotos más significativas tomadas por mi en Madrid durante esos 365 días (ejemplo nº 1, ejemplo nº2) y este año no iba a ser menos. Además, como sabrás si lees este blog o me sigues en Twitter,  ha sido un año bastante movido en el que, entre otras cosas, he cambiado de trabajo (con interludio de cuatro meses en paro) y de vivienda.

Disclaimer: todas las fotos ha sido tomadas con smartphones (HTC Desire y Samsung Galaxy S3 Mini) y no han sufrido ningún tipo de retoque. A pelo.