15 jul. 2013

Orphan Black

¡Cuidado! Warning! Achtung! Clonación de spoilers a go-go
 
La edad de oro de las series americanas hace tiempo que pasó. Sigue habiendo series buenas, claro, pero, por norma general, cada año los estrenos en las cadenas americanas (tanto networks como de cable, ojo) son más insulsos y predecibles. Sin embargo, de vez en cuando, surge alguna serie, no se sabe muy bien de donde, y te vuelve a hacer creer. Es el caso de Orphan Black, una modesta serie de ciencia-ficción de la filial americana de la BBC que ha sido la gran sorpresa de este final de temporada 2012-2013.

Orphan Black recoge el testigo de Fringe en el terreno de la ciencia-ficción centrada en la ciencia y sus peligros más que en aliens y viajes espaciales y nos cuenta la historia de Sarah Manning, una outsider que vuelve una noche a su ciudad después de un año zascandileando por el mundo para recuperar a su hija. Esa misma noche es testigo de como una chica se suicida tirándose a las vías de un tren, algo ya chungo de por si pero que lo es más si tenemos en cuenta de que era exactamente igual a ella. A partir de ese momento Sarah se hará pasar por la muerta e irá descubriendo una trama repleta de clones, modificaciones corporales extremas, giros de guión épicos y enredos varios.

Una serie sencilla pero a la par compleja porque cada uno de los personajes parece estar en su propia serie: la trama de Beth es un policíaco a lo Ley y Orden clásico, los escarceos de Felix parecen sacados de Queer as Folks, Allison (mi personaje favorito) está dentro de los momentos más gore de Mujeres Desesperadas y eso por no hablar de Helena, una villana que parece sacada del mismísimo Código DaVinci. Todo rodeado de una trama general que a ratos parece escrita por el David Cronenberg de los 80s y otros inspirada por los delirios cyberpunk de William Gibson.

Un batiburrillo con todas las papeletas para salir mal pero al que da enjundia su protagonista, una desconocida (y en apariencia poquita cosa) canadiense llamada Tatiana Maslany que da vida de manera magistral a cuatro personajes tan diferentes como Sarah, Allison, Cosima y Helena (también interpreta a otros tres pero son prácticamente anecdóticos). Una lección de interpretación que hace que su nombre suena para premios a los que series de género normalmente tienen el acceso vetado. De todos los momentos top que la señorita Maslany protagoniza yo me quedo sin duda con uno: cuando interpreta a Allison haciéndose pasar por Sarah para visitar a Kira. Épico.

El resto del reparto es igual de desconocido (salvo algún secundario como Matt Frewer, el recordado Max Headroom) pero cumple sin demasiados problemas y hasta he hecho algún descubrimiento con posibilidades de chica de la semana como Evelyne Brochu, la pizpireta Delphine en la serie.

Habrá segunda temporada (y menos mal porque la cantidad de frentes abiertos que deja esta primera temporada es tremenda) pero todavía tardará en llegar por lo que te dará tiempo de sobra a ver los diez capítulos de la T1 de la que es la gran sorpresa de la temporada (junto a Utopia) si todavía no lo has hecho.


Un saludete, guap@s.

12 jul. 2013

La chica de la semana: Miranda Kerr

 
Miranda Kerr. 30 años. Australiana. (Super) Modelo. Señora de Orlando Bloom y madre de su hijo. La has visto en las pasarelas y revistas más importantes del mundo... y allí podrás seguir viéndola por mucho tiempo. Es la Chica de la Semana en Nunca seré Clint Eastwood. Enhorabuena.


Esta chica de la semana ha sido elegida y va dedicada a mi buen amigo Killua99.

Un saludete guap@s.